Escucha esta nota aquí

Un grupo de reos inició una protesta por la retardación de justicia y curiosamente aparecieron carteles en contra de la expresidenta Jeanine Áñez que reclamaban por los supuestos privilegios que tiene ella dentro del penal de Miraflores.


“Añez paga por los muertos de Senkata”, señala uno de los carteles que pareciera elaborado en una imprenta, al igual que otro cartel que aparece detrás del primer reo; el resto de los carteles, que piden justicia y celeridad en los juicios, son improvisados y están escritos con marcador, como cualquier protesta.


“Igualdad, igualdad” repetían una y otra vez los reos que lograron llegar hasta la gruesa puerta de acero que los separa del exterior, mientras un contingente de la Estación Policial Integral (EPI) San Pedro, se apostaba al frente del penal.


El coronel José Luis Morales informó a los medios de comunicación que la protesta se inició a las 15:00, aproximadamente, y que uno de los pedidos que hicieron conocer los delegados de los reos es precisamente la igualdad de condiciones dentro de los penales.


“Exigimos recuperar nuestras visitas, convivir con nuestras familias”, señalaba otro de los carteles que era exhibido por uno de los reos dentro del penal; mientras que otro graficaba, “todos somos iguales ante la ley”.


La protesta en el penal de San Pedro surgió luego que el Gobierno informara que la expresidenta, Jeanine Áñez, tenía todas las atenciones y supervisión médica personalizada. La primera protesta surgió la noche del lunes en el mismo penal de mujeres de Miraflores.


Este martes en la mañana, cuando la exmandataria era conducida de nuevo a un examen médico, apareció un grupo autoidentificado como “familiares de víctimas de masacre de Senkata” y protestaron en puertas de la clínica donde realizaron los exámenes a Áñez.


En Miraflores


Luego, en el penal de Miraflores, el grupo de internas que protestaban hicieron llegar un manuscrito a las dos principales autoridades penitenciarias, a la Defensoría del Pueblo, DDHH y a los medios de comunicación.


“Nosotras somos las que desde hace 18 meses no tenemos visitas, nosotras también somos mujeres, madres, hijas, todas al ingresar al penal sufrimos de depresión y no hacemos tanto escándalo como la señora Áñez, nosotras sí tenemos hijos menores de 12 años que dependen de nosotras en su totalidad”, señala una de las partes del pronunciamiento de las internas.


Con esta protesta piden que se salvaguarde el derecho que tienen las internas a las visitas familiares y repongan el consultorio que tenían y fue convertido en celda para la expresidenta.


De ese modo, los penales de varones y de mujeres en la sede de Gobierno emprendieron una protesta para lograr beneficios que les fueron cortados desde la declaratoria de cuarentena rígida, en marzo del pasado año, justo en el Gobierno de Jeanine Áñez.  




Comentarios