Escucha esta nota aquí

A pesar de que se viene una lluvia y el viento que lastiman los huesos, los puntos de bloqueo en la capital aumentaron a unos 30, según la policía de Potosí.

Desde el Comando Policial de este departamento, detallaron que los cortes de vías son mas notorios que los dos primeros días, cuando se reactivó el paro cívico, esta vez por la defensa del voto.

La ciudad quedó partida en varias zonas, en la zona alta las banderas rojo y blanca se multiplicaron, lo mismo que en los barrios bajos y en la avenida Tinku.

Los controles sociales surtieron efecto haciendo que tiendas, mercados y bancos cierren sus puertas y no atiendan al público.

Un efecto directo de esos controles fue la suspensión del servicio del transporte interprovincial, por lo que las personas que deseaban viajar a Llallagua, Tupiza, Villazón o a Uyuni no lo podrán hacer.

Otro dato de la masificación del paro es la instalación de un segundo piquete de huelga de hambre en la iglesia Nuestra Señora de La Merced de la capital potosina, en la que ocho ciudadanos se suman a los cinco que desde el martes llevan adelante esta medida extrema.