Escucha esta nota aquí

Este martes, tras la explosión registrada en la cárcel de Mocoví (Trinidad) la noche del lunes, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, vinculó el hecho a con el Primer Comando de la Capital (PCC) de Brasil.

El PCC es una de las mayores organizaciones criminales de ese país. Nació en una cárcel de San Pablo y luego se extendió hacia las favelas, donde controla gran parte del narcotráfico.

La organización surgió en la década de los 90, en el Centro de Rehabilitación Penitenciaria de Taubaté, en con el objetivo de defender los derechos de los reos como respuesta a la Masacre de Carandiru, en la que la Policía reprimió un motín de presos matando a 111 reclusos en 1992.

"Muchos delincuentes juntos, un contexto de violencia extrema y una profunda sed de venganza contra las autoridades, fueron el combo perfecto para la creación de una organización que se puso como objetivo controlar las cárceles del estado", señala Infobae.

Actualmente, se estima que tiene presencia en el 90% de las cárceles de San Pablo y en las regiones fronterizas de Paraguay, Bolivia, Argentina y Colombia. Según el portal argentino, sus millonarios ingresos son procedentes del narcotráfico y robos a bancos.

Presencia en Bolivia

Uno de los primeros antecedentes que registra la Policía cruceña es de hace cinco años cuando un traficante brasileño conocido como cabeziña del PCC, cayó preso en Santa Cruz. Era un jefe de las favelas, pero no cumplió ni un año y huyó de Palmasola. 

También se vinculó a esta organización en el atraco a la joyería Eurochronos, en 2017, en el que fallecieron cinco personas. Según las investigaciones, el jefe del PCC en Bolivia, el ciudadano brasileño Carlos Roberto de Jesús Magraocomandó el atraco desde el penal de Palmasola.

Este martes, el ministro de Gobierno Arturo Murillo manifestó que “los presos brasileños del PCC, que son de alta peligrosidad, van a ser devueltos a su país, porque no vamos a permitir que se ponga en riesgo la vida de nuestros reos y de nuestros policías".

Según el reporte del ministro, son nueve los brasileños involucrados en este caso y se harán los trámites correspondientes para sacarlos del país, aseguró Murillo.



Comentarios