Escucha esta nota aquí

El esfuerzo realizado por los agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) durante la cuarentena, rinde sus frutos. La más clara muestra es el operativo desplegado el martes en un condominio en el sexto anillo de la zona norte de la capital cruceña, donde tenían una misión muy compleja: capturar al excapitán de la Policía Orlando Araujo

Pero no se trataba de ‘cualquier hombre’, no solo por ser un elemento que formó parte de la Policía, sino porque era considerado un experto en mafias de narcotráfico, que se destacó por ser ‘punta de lanza’ en operativos policiales para capturar a los 'peces gordos'. 

Sin embargo, al parecer, ese conocimiento lo puso al servicio del 'otro bando', pues Araujo es sindicado de estar implicado en la carga de una tonelada de droga en el narcojet, una nave argentina pilotada por bolivianos y que fue capturada en México a fines de enero. 

Araujo es un hombre con conocimientos científicos en todo el ámbito policial, lo que le sirvió para realizar las investigaciones más complejas, gracias, entre otras cosas, a la capacitación que recibió de la DEA (Administración para el Control de Drogas) de Estados Unidos.

Una muestra de la complejidad del operativo para capturarlo fue que Araujo tenía en su poder una pistola calibre 25 milímetros y una gran cantidad de municiones de largo alcance de uso militar: 774 proyectiles de calibre 5.56, 9 y 22 milímetros, además de cargadores y equipos de ubicación satelital. 

Según la imputación de la Fiscalía, Araujo habría coordinado con Peter A. N. W., Antonio A. L. y Clemente M. C., para autorizar que la aeronave con matricula N18ZL aterrice en el aeropuerto de Guayaramerín (Beni), con el argumento de que necesitaban cargar combustible; sin embargo, ese momento habría sido aprovechado para cargar las sustancias controladas.

Eso sucedió el 28 de enero de este año y, horas después, autoridades mexicanas informaron que ese jet, que había alzado vuelo desde Argentina y que no tenía a Guayaramerín en su plan de vuelo, se hallaba cargado con una tonelada de cocaína, por lo que procedieron a detener a los dos pilotos de nacionalidad boliviana.

Antecedentes de Araujo

Conocido entre sus camaradas por el apodo de 'menona' por su pelo y su tez clara, Araujo era un policía apreciado por sus intervenciones en los operativos más importantes a escala internacional en materia del tráfico de sustancias controladas.

Sin embargo, sobre él recaen sindicaciones como el haber participado, en 2010, en una matanza cerca de San Ramón, donde murieron seis personas (tres serbios y tres bolivianos) y desapareció el presunto narco William Rosales. Para entonces ya había sido dado de baja de la Policía por la Dirección Nacional de Responsabilidad Profesional

Según archivos de EL DEBER, en abril de 2008 un grupo de policías recibió cientos de miles de dólares del ciudadano L.A.S., que fue interceptado en el Plan Tres Mil, portando un monto elevado de dinero en su vehículo  y quien luego habría contactado a Araujo para recuperar la plata. Los policías del Plan Tres Mil acusaron a Araujo de haberlos torturado para recuperar el botín.

Asimismo, la familia de un vendedor de vehículos lo sindicó, en 2009, de estar implicado en su desaparición.