Escucha esta nota aquí

Juan Ramón Quintana, exministro de la Presidencia, consideró “torpe” que se “premie” a la Policía Boliviana con una Ley de ascensos porque sus uniformados participaron en el motín de 2019. Eso es algo que a su juicio no sucedió “ni en dictadura”.

“Ni siquiera la dictadura de García Meza le había concedido a la Policía una carrera de general, los policías hoy día quieren ser generales, cuando su función esencial es la seguridad pública, pero aquí está lo terrible, es que se está haciendo una concesión de una dimensión política tan, tan, tan torpe que en realidad lo que se le está haciendo es premiar a la Policía”, dijo.

La exautoridad participó de la presentación del libro de la Colección Grupos de Trabajo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO): “Bolivia y las implicaciones geopolíticas del golpe de Estado”, espacio en el que lamentó que desde la Asamblea Legislativa se avale la norma.

“La Asamblea Legislativa Plurinacional oronda ignorando la acumulación mafiosa política de la Policía, hoy se va a conceder un triunfo que ni la dictadura le había concedido a la Policía (…) Solitos nos estamos pasando al degüello, solitos (con una ley como premio a la Policía)”, acotó.

Sus declaraciones: 


El proyecto de ley

El proyecto de ley, aprobada esta semana por Diputados, implementa un Plan de Institucionalización. Los suboficiales y clases tendrán participación y representación jerárquica en la toma de decisiones institucionales, incorporando al alto mando policial un Suboficial de Estado Mayor.

La escala jerárquica permite que, de 12 generales con el grado de general primero, cinco puedan ascender a General Mayor, de estos, tres sean generales (general Superior) quienes asuman los cargos más importantes de la Policía Boliviana.

“Es decir, necesitamos más golpes de Estado compañeros, necesitamos que los gringos vengan a darnos golpes de Estado, solitos nos estamos pasando al degüello, solitos, y no hay un solo policía detenido por el golpe de Estado, no hay policías detenidos por haber sembrado procesos penales contra nosotros, no hay policías detenidos por la masacre en Senkata y Sacaba”, insistió Quintana.

El exministro de la Presidencia, así como el Movimiento Al Socialismo (MAS), impulsan la teoría de que la salida de Evo Morales en 2019, tras las protestas ciudadanas que denunciaban fraude en las electoral, se debieron a un presunto golpe de Estado. 


Comentarios