Escucha esta nota aquí

Las pugnas entre renovadores y fundadores del MAS empiezan a provocar mayor fricción interna dentro el oficialismo, incluso entre legisladores. El exministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana explotó contra los que piden renovación de cuadros y los calificó de traficantes de cargos. El diputado más controvertido del masismo, Rolando Cuéllar no se quedó callado y le recordó que las elecciones de octubre las ganaron sin “la vieja rosca”.


“Quienes trafican con influencias, quienes venden avales, quienes hoy en día están haciendo actos de corrupción todavía pretenden introducir la división en el instrumento político y eso no lo vamos a tolerar porque esa tarea de socavamiento de nuestra unidad, esa tarea de erosión de este Estado plurinacional es intolerable”, dijo Quintana en una reunión realizada el domingo con dirigentes del MAS, en Oruro.


En ese mismo tono, el diputado cochabambino Héctor Arce señaló directamente a su correligionario de Santa Cruz, Rolando Cuéllar, y dijo que el discurso de éste, de pedir que los dirigentes históricos formen su propio partido si quieren seguir mandando, llama a la división interna. “Eso no lo podemos permitir, porque está haciendo el juego a los adversarios políticos. Somos una familia y debemos discutir eso entre nosotros, no afuera”, recriminó Arce.


El aludido Cuéllar dijo que él no cometió ningún acto de indisciplina y que solo pidió al entorno del expresidente Evo Morales que dejen paso a los dirigentes de base que demostraron que pueden impulsar una campaña y ganar una elección.


“(Juan Ramón) Quintana, (Carlos) Romero se dedicaron a tumbar dirigentes, nunca se dedicaron a formar cuadros, ellos nunca dejaban la oportunidad a dirigentes fundadores que asuman cargos, solos se repartían todo”, espetó el diputado suplente.


Aseguró que el pedido de renovación no significa división y solo piden que aquellos fundadores que no tuvieron oportunidad de ejercer un cargo, la tengan ahora.


“Quienes hemos ganado las elecciones somos los dirigentes de base, somos nosotros los que hemos asumido sin ellos, sin Álvaro (García Linera), sin Juan Ramón (Quintana), sin (Carlos) Romero, sin Adriana (Salvatierra). Nosotros tenemos moral, los fundadores deben asumir esos cargos que nunca les dieron”, reclamó Cuellar.


Quintana aseguró que esas posiciones deben tener una respuesta el 3 de junio cuando el MAS realice su congreso orgánico, que debe modificar el estatuto interno. Evo Morales, en su entrevista dominical, dijo que no se permitirá la indisciplina. Antes, el jefe del MAS había sugerido una purga interna desde junio.


“No podemos tolerar eso, compañeros, ojalá en el congreso de Cochabamba se ponga un límite a este exabrupto”, expresó Quintana en su discurso.


Cuéllar le recordó que el Congreso masista tocará solo el estatuto y que ya fue renovado en 2012 donde él fue uno de los partícipes de esos cambios y calificó de “natural” que después de nueve años se cambie de nuevo ese instrumento.


Comentarios