Escucha esta nota aquí

Luis Arce Catacora ha dado por cerrada la fase de campaña electoral y, mientras da entrevistas de presentación a medios internacionales, toma de a poco el control del aparato del Movimiento Al Socialismo para preparar su Gobierno. 

Desde el martes silenció las vocerías habilitadas durante la campaña y se prepara para enfrentarse a una situación estatal que juzgan crítica. Según la senadora Adriana Salvatierra, saben que se enfrentarán a un déficit de gestión de al menos $us 3.000 millones.

Luego de proclamarse como ganador de las elecciones y a falta del conteo final de votos, Arce dijo el lunes que su primera medida será el pago del bono contra el hambre, una renta única de Bs 1.000 que llegará a los bolsillos de los que no reciben salario del sector formal o del Estado. 

Beneficiará a unos cuatro millones de personas e inyectará a la economía unos Bs 4.000 millones. Arce explicó que su intención era reactivar la demanda interna, algo que siempre ha puesto como clave del modelo económico del MAS y que alertó que se había detenido durante la pandemia.

José Alberti, economista, señaló que el financiamiento de este bono ya fue aprobado por la Asamblea Legislativa y tiene recursos de créditos internacionales. 

Alberti opinó en EL DEBER Radio que no es solo la demanda interna la que hay que reactivar, sino que es la oferta la que genera riqueza y empleos de calidad. Con ello, el economista se refería a la necesidad de activar el aparato productivo nacional, muy deprimido por la crisis de la pandemia y que ha cerrado más de 300.000 puestos de trabajo en lo que va del año.

 Primeras acciones

Consultada sobre cuál será la prioridad de Arce luego de tomar el mando de la nación, Salvatierra explicó que el primer paso será reactivar la inversión pública, paralizada por la actual gestión y la crisis del coronavirus.

Salvatierra cree que parte de la explicación de la victoria del MAS por más del 50% de los votos es la afectación de la crisis económica a la clase media. Recuerda que la previsión de 2019 era de concluir el año con un crecimiento del 3,9%, pero por los conflictos políticos se cerró con dos puntos menos de crecimiento. 

Si eso ya era malo, este año se cerrará, según la senadora, con una contracción de hasta el 8% de la economía. Eso es como retroceder 10 años en crecimiento económico y se reflejará en el presupuesto de las alcaldías de 2021, que tendrán un presupuesto similar al que recibieron en 2011.

“Un millón de personas transitaron de la clase media a la pobreza y medio millón de personas transitaron hacia la pobreza extrema. Ese es el tamaño de la crisis y por eso votaron por la posibilidad de reconducir el rumbo del país”, dice Salvatierra.

William Tórrez, senador electo del MAS, explicó que piensan hablar con los empresarios cruceños para retomar una agenda productiva que ayude la reactivación.

Salvatierra explicó además que la primera medida de reactivación económica será poner a andar nuevamente la inversión pública, sobre todo la destinada a infraestructura. Afirma que solo en Santa Cruz hay un sinnúmero de obras paralizadas, como la nueva vía Santa Cruz-Warnes, Montero-Bulo Bulo, Boyuibe-El Espino-Charagua o el recapamiento de la antigua carretera a Cochabamba, entre El Torno y Comarapa. En alguno de los casos no solo se detuvieron las obras, sino que se rescindió el contrato con las empresas constructoras.

“Hay algo que particularmente me genera molestias. En Santa Cruz, hasta septiembre del año pasado, teníamos encaminado Puerto Busch y teníamos la empresa con la que se iba a trabajar el hub de Viru Viru. Esos procesos han sido interrumpidos producto de una decisión política. Se ha dañado a un departamento y a una región”, dice y asegura que la situación de la paralización de obras se repite en todo el país.

Sin dinero

Basada en una declaración de Óscar Ortiz cuando era ministro de Economía, Salvatierra cree que Arce encontrará un déficit de más de $us 3.000 millones. Eso fue lo que reportó Ortiz hasta junio, cuando las recaudaciones bolivianas habían caído en un 60%. 

La senadora asegura que Arce se plantea la suspensión del pago de la deuda externa como una primera fuente para cubrir este hueco, además de la sustitución de importaciones, como la del diésel a través de plantas de producción del diésel ecológico. Esto último no sucederá de inmediato, ya que habrá que comprar e instalar las plantas.

Salvatierra admite además que la falta del carburante que mueve toda la agroindustria y el transporte en el país no se solucionará a corto plazo, ya que los cupos se deben comprar en marzo y por la situación de sequía ya no se pueden transportar por la hidrovía Paraguay-Paraná.

El mes pasado, en una entrevista concedida a EL DEBER, Arce Catacora aseguró que la reactivación económica de Bolivia no pasaba por el crédito de organismos internacionales, como planteaba Jorge Tuto Quiroga, ya que no cree encontrar una sola entidad que otorgue $us 8.000 millones, como planteaba el empresario.

El economista Alberti, sin embargo, calcula que Bolivia tendrá que acceder a créditos externos e internos de hasta $us 5.000 millones si quiere salir del bache.

Waldo López, catedrático de Economía de la Gabriel René Moreno, sugiere además echar mano a endeudamiento antes que seguir disminuyendo las reservas internacionales, para no tocar la estabilidad cambiaria, algo que sería casi lapidario para la economía boliviana.

 Marca distancia

Tanto Salvatierra como Tórrez aseguraron que Evo Morales no será el que tome las decisiones del nuevo Gobierno del MAS y que las decisiones se cargarán en las espaldas de Arce y Choquehuanca.

Evo Morales es el líder histórico, pero es un militante más, como somos todos. Intervendrá en el tema interno del Movimiento Al Socialismo, pero no tendrá demasiada incidencia de la cosa pública, porque descansará en las espaldas de otros actores”, dijo Tórrez el martes en EL DEBER Radio.

El martes se publicó una entrevista concedida por Arce a la BBC de Londres, en la que marcó distancia de Evo Morales, de quien aseguró que no sabe cuándo volverá al país. El expresidente Morales se encuentra con refugio político en Argentina, hasta donde llegó en diciembre del año pasado, luego de haber estado refugiado en México desde noviembre, cuando renunció a la Presidencia de Bolivia.

Marca de Gestión

Control
El modelo económico de Arce se basa en el control de los recursos naturales como base de la economía estatal para generar excedentes. Alberti lo define como capitalismo de Estado y pide superar la dependencia de los recursos naturales.

Créditos
Se necesitarán más de $us 5.000 millones para echar a andar la economía boliviana. Arce Catacora es renuente al endeudamiento interno y prefiere la suspensión de pagos de capital e intereses de la deuda externa.

Ahorro
En lugar de achicar el Estado al estilo del Fondo Monetario Internacional, el Movimiento Al Socialismo se decanta por la sustitución de importaciones, como la de carburantes.