Escucha esta nota aquí

Datos de la Dirección General de Régimen Penitenciario detallan que en el país existen 18.845 privados de libertad, de los cuales solo 6.596 tienen sentencia y 12.249 permanecen con detención preventiva, sin resoluciones sobre los procesos judiciales que afrontan.

El dato surgió dentro de la reunión de planificación estratégica para la implementación de programas operativos a nivel nacional para el 2020, que sostuvieron el Ministerio de Gobierno y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por su sigla en inglés).

Según datos, del total de personas privadas de libertad, 17.464 son hombres y 1.381 son mujeres, que serán beneficiadas por proyecto ‘Construyendo Libertad’, que pretende promover la reinserción sociolaboral, con enfoque de género y sostenibilidad, a través de programas de capacitación técnica y fortalecimiento de mecanismos para el apoyo pospenitenciario

Durante su intervención, Luisa Chipana Ubaras, experta en reforma penitenciaria de la UNODC, socializó las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de Reclusos (Reglas Nelson Mandela). El principal objetivo de este instrumento es sostener y promover la dignidad de las personas privadas de libertad y fortalecer la implementación de programas de reinserción social.

A su turno, el Director General de Régimen Penitenciario, Cnel. José García, manifestó que durante esta etapa de Gobierno transitorio se dará continuidad al trabajo que se encuentra en proceso en esta área, con énfasis en la implementación nacional del Sistema de Información Penitenciaria (Sipenbol) y el avance en la construcción de complejos penitenciarios.

Datos de la Defensoría del Pueblo detallan que Bolivia se encuentra entre los diez países con mayor sobrepoblación carcelaria en el mundo y es el cuarto a nivel latinoamericano. La cifra de privados de libertad sobrepasó los 18.000 y las cárceles del país solo pueden albergar a 5.600 reos.