Escucha esta nota aquí

Hernán Pereira oficializó este martes su renuncia a la dirección de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem), alegando “presiones” y “descontento” a su tarea en medio de la contingencia por la pandemia del Covid-19 que persiste en el país.

El profesional asumió ese cargo en junio de esta gestión, tras el escándalo que surgió en esa repartición, dependiente del Ministerio de Salud, por el supuesto sobreprecio en la adquisición de 170 respiradores españoles, que involucra al extitular de esa instancia, Giovanni Pacheco.

En entrevista con radio Fides, el ahora exdirector sostuvo que “es mejor dar un paso al costado para que otra persona pueda, con mayor frescura, superar problemas de la gestión pública”, detallando que su dimisión es irrevocable.

Explicó que “hay mucho descontento especialmente de las autoridades de La Paz del COED (Centro de Operaciones de Emergencia) que han pedido mi remoción, producto de varias presiones que tiene la Aisem”.

Durante las últimas horas existieron críticas por las dificultades en el rastrillaje que se realiza en La Paz, sobre todo por la contratación de profesionales de salud que integran las brigadas; antes también hubo cuestionamientos por las demoras en la adquisición de pruebas para Covid-19.

“Han dicho que somos ineficientes, que somos un obstáculo para que La Paz tenga todos los requerimientos a mano, no voy a discutir públicamente, respeto sus ideas, pero podían llamarme personalmente, porque otra cosa es tener información de primera mano”, agregó Pereira.