Escucha esta nota aquí

El líder de Resistencia Juvenil Cochala (RJC), Yassir Molina, denunció que grupos de infiltrados en sus movilizaciones que exigen la renuncia del Fiscal General, Juan Lanchipa, dañaron el patrimonio histórico de Sucre, con la intención de involucrarlos en hechos delictivos.

“Ellos no tienen los suficientes elementos de convicción para acusarnos de nada, puesto que los de la RJC no hemos pintado ninguna pared. Han sido personas infiltradas, de los cuales tenemos las imágenes. No somos un grupo delincuencial, no somos personas que tiran la piedra y esconden la mano. Sí nos hemos constituido en la Fiscalía General del Estado para pedir la renuncia de una persona que está parcializada hacia un partido político y no así hacia el pueblo boliviano, como tendría que ser un Fiscal General”, manifestó Molina a EL DEBER.

El secretario de la Fiscalía General, Edwin Quispe, informó que se iniciará un proceso por la vía penal en contra de miembros de RJC y su líder, Yassir Molina, por dañar la infraestructura del Ministerio Público, el martes, durante una manifestación.

Molina afirmó que, hasta el término de la tarde de este miércoles, no le había llegado ninguna notificación, pero sí tenía conocimiento de la denuncia planteada en su contra.

Confirmó haber participado de las marchas en Sucre, donde se prendieron fogatas, pero que “estaban a un espacio prudente de unos seis metros de la Fiscalía” y no se ha ocasionado ningún tipo de daño.

Se someterá a la justicia

El líder de la Resistencia Cochala aseguró que se someterá a la justicia “siempre y cuando se le acuse de hechos que haya cometido”, rechazando el proceso que le quiere imponer la Fiscalía General.

“En este caso, la protesta está establecida en la Constitución y es un derecho inalienable de las personas. Creemos que no hemos cometido ningún tipo de delito ni mucho menos, de lo que se nos acusa, dañar la infraestructura de la Fiscalía, porque han sido personas infiltradas”, ratificó.

Reunión en Cochabamba

Molina informó, por otra parte, que se prepara en la ciudad de Cochabamba, una reunión de emergencia para el viernes, que aglutinará a representantes de la resistencia de todos los departamentos, así como agrupaciones ciudadanas y plataformas del país y el presidente del Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, para prepararse ante una posible convulsión que quiere generar el Movimiento Al Socialismo (MAS), además de organizar nuevas medidas para exigir la destitución del Fiscal Juan Lanchipa y la anulación de la personería jurídica del MAS.

“Nos ratificamos en sentido de que, si no renuncia el Fiscal General, lo vamos a sacar. Esta persona no está haciendo prevalecer la justicia de manera imparcial. Lo que pedimos es que no haya impunidad para aquellas personas que quieren lastimar, que quieren buscar conflictos. Que se inicie proceso contra Andrónico Rodríguez, Leonardo Loza y Juan Carlos Huarachi, que buscan la conflictividad. No que se actúe en contra de una persona de 25 años que lo único que hago es proteger la democracia”, finalizó.