Escucha esta nota aquí

La publicación de una noticia sobre supuestos acuerdos para poner fin al bloqueo y la posición firme del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de marcar la fecha de elecciones para el 18 de octubre fueron los hechos que hicieron que la reunión entre los dirigentes de la COB, el pacto de unidad, dirigentes del Movimiento Al Socialismo y el presidente del Tribunal Supremo Electoral se torne ríspido y acabe en un quiebre durante la madrugada del domingo.


“Eso generó un malestar de la dirigencia nacional y la dirigencia en los puntos de bloqueo que estaba molesta. No obstante, el senador del MAS, Omar Aguilar, relató que, a pesar de la molestia, los líderes de las movilizaciones volvieron a sentarse a dialogar a las 19:30, después de un cuarto intermedio.


La noticia


Aguilar dijo que la dirigencia de los puntos de bloqueo reclamó porque circuló la noticia de que ya había un acuerdo entre la COB y el TSE para que haya elecciones el 18 de octubre. Por esa razón, los bloqueadores protestaron y reclamaron a su dirigencia nacional, porque ellos no habían sido consultados. “Tenemos conocimiento que los dirigentes nacionales incluso fueron recriminados y amenazados por la gente en los bloqueos” dijo Aguilar.
Los dirigentes de la COB también censuraron la reunión previa que tuvieron los miembros de la directiva con el presidente del TSE.


Incómodos

No fue el único punto, después de calmar los ánimos y explicarles que la reunión de las 17.00 solo era para acordar una ley con la Asamblea Legislativa para garantizar las elecciones, pero que estas aún no tenían fecha, los sectores empezaron el diálogo y aceptaron dos de los tres acuerdos planteados. Los puntos propuestos eran: una ley que refrende la elección, sin fecha, la misma que sería inamovible; luego la garantía de la comunidad internacional y la Iglesia de estos acuerdos; el tercer punto fue el de la fecha de los comicios.


Los dirigentes dijeron al vocal Romero que la fecha del 18 no podía estar escrita en piedra y que se podría adelantar dos semanas al menos la votación, manifestaron que ellos habían cedido en la ley y la garantía de los organismos, además que aceptaban que no sea el 6 de septiembre, pero que debía ser antes del 18 de octubre.


Ahí surgió el pedido de cuarto intermedio de los sectores y después de casi dos horas retornaron a la mesa de negociación.


Reanudado el encuentro, los presentes se llevaron una sorpresa cuando el presidente del TSE pidió la palabra y dijo que tenía una propuesta. “Sentí una esperanza, porque contrariamente se había pedido al TSE que podría conversar con los demás vocales y flexibilizar la propuesta a los sectores movilizados. Sin embargo, esta propuesta se basó en la presentación de un borrador de acta de entendimiento con la garantía de firma de Naciones Unidas.

En ese documento, nuevamente se ratificaban las garantías, la aprobación de una ley y finalmente la fecha de elecciones para el 18 de octubre”, añadió Aguilar.


Afirmó que durante toda la reunión, Salvador Romero, les dijo que la fecha había sido propuesta por recomendación de expertos en salud que informaron sobre los picos de la pandemia y que esas fechas eran las más idóneas.


Aguilar complementó que nunca se mostró ese estudio y qué expertos firmaban el mismo, dijo que si mostrara ese documento a los sectores a lo mejor pueden entender que es real, pero que todo el tiempo es un argumento que no está respaldado por un papel que lleve firmas y conocer a los expertos que recomendaron esa fecha.


Esa propuesta de acta de entendimiento fue lo que rebasó a los dirigentes quienes decidieron abandonar la reunión porque no aceptaron la fecha propuesta.