Escucha esta nota aquí

Sobre el descenso hasta un 60 por ciento del nivel de agua en la represa de Incachaca, el alcalde Luis Revilla aseguró que la cantidad subirá con las próximas lluvias, en una temporada que se pronostica la llegada del fenómeno de ‘La Niña’. Aseguró que no hay razones para preocuparse por un riesgo de desabastecimiento.

“No estamos en una situación en la que deba preocuparnos que La Paz vaya a quedarse sin agua, eso no va a ocurrir (…) Todos tenemos que comprender que el agua potable que llega a nuestras casas y a nuestros hogares proviene fundamentalmente de la lluvia”, dijo el burgomaestre en rueda de prensa.

Revilla explicó que, en el hemisferio sur, del cual Bolivia es parte, se tiene prevista la llegada del fenómeno atmosférico de ‘La Niña’, con precipitaciones pluviales. La Organización Meteorológica Mundial (OMM) estima el comienzo de los chubascos para las estaciones de verano y otoño.

No hay ninguna posibilidad de que no llueva estos meses, todo lo contrario, va a llover como parte además (del fenómeno) de La Niña. En esta época de lluvias es donde se llenan las represas que nos duran todo el año. Así que no veo ninguna razón para que haya preocupación”, reiteró el burgomaestre quien recomendó a la ciudadanía no desperdiciar el agua y que cuide el medio ambiente.

Mediante un comunicado, la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas), informó esta semana que los volúmenes de agua en los embalses, a la fecha, garantizan el suministro a La Paz y El Alto.