Escucha esta nota aquí

El Gobierno salió este sábado a censurar los actos en la efeméride departamental de Santa Cruz, acusó al gobernador Luis Fernando Camacho de preparar un nuevo golpe de estado y adelantó que lo sucedido en la plaza 24 de Septiembre tendrá una sanción que cortará de raíz ese tipo de sucesos.


“Este hecho de decir que va a ‘terminar lo que habían empezado’ no es otra cosa que decir a los bolivianos que nuevamente está en la intención de realizar e implementar en Bolivia un golpe de Estado, pero ahí hay que señalarle algo de manera absolutamente clara, los bolivianos no están ya distraídos, no están ya con cansancio, no están alejados de estas advertencias”, declaró el portavoz en una entrevista con radio Kawsachun Coca.


El viernes, según el Gobierno, los actos protocolares por el aniversario de la gesta libertaria de Santa Cruz se deslucieron porque el presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Rómulo Calvo dio la espalda a las autoridades nacionales en el momento del saludo; también bajaron la whiphala e izaron la bandera del Patujú en su lugar, además de que hubo amagos de enfrentamiento entre simpatizantes de Camacho y militantes del MAS.


Richter dijo que los sectores populares que dieron la victoria al MAS en las elecciones de 2020 ahora están alertas y no permitirán una nueva ruptura del orden constitucional. Hasta el momento, todas las concentraciones que convocaron los sectores opositores al Gobierno fueron hostigadas por militantes del MAS que se organizan para no dejarlos protestar.


“Los diferentes gremios y organizaciones matrices de Bolivia están en alerta a lo que el señor Camacho ha anunciado de generar una nueva ruptura en el país. Es una mala noticia seguramente para él que tenga que escuchar que esos planes no van a tener posibilidad alguna de triunfar en el país”, continuó Richter en la entrevista.


Más adelante dijo también que tampoco se permitirá que se repitan los actos de racismo y discriminación y la falta de respeto a los símbolos patrios. El Gobierno ya anunció que presentará una querella contra todas las personas que fueron parte de los bochornosos actos en la plaza 24 de Septiembre.


“No van a volver a maltratar a los indígenas del país y no van a volver a faltarle el respeto a nuestros símbolos patrios. Esta es la sociedad que estamos construyendo con criterios mayoritarios”, advirtió.


En filas opositoras, la senadora Centa Rek (Creemos) declaró que imponer la whiphala en la iza de banderas fue “un franco atropello a la identidad boliviana, que es la identidad por la que nos unimos y nacimos a la vida republicana el 6 de agosto de 1825”.


La legisladora añadió que el MAS arma escenarios para seguir con la persecución política que es su única y exclusiva estrategia de gobierno para reducir a los opositores al Gobierno.


Comentarios