Escucha esta nota aquí

Bolivia y Perú reanudarán las reuniones de gabinete binacional el próximo sábado en la ciudad de La Paz. Ambos gobiernos prepararon una agenda de cuatro ejes para la reunión, pero los temas más calientes son el río Mauri y el narcotráfico. El Congreso peruano autorizó el viaje del presidente Pedro Castillo a La Paz. El encuentro será en instalaciones de la Casa Grande del Pueblo.

En la reunión del sábado se debatirán temas de integración; el puerto de Ilo; hidrocarburos e integración energética; cuencas fronterizas, acuerdos comerciales y delitos transnacionales. Perú traerá una fuerte agenda comercial y económica, pero también destacará la política migratoria. Mientras que el Gobierno de Luis Arce ve como una prioridad la utilización de puertos peruanos y la venta de gas natural.

Sin embargo, el río Mauri -que es compartido por ambas naciones y que se encuentra en la frontera altiplánica- será un tema que incomodará a Lima por los desvíos que hicieron al afluente en el lado peruano y que afecta a comunidades bolivianas. El vicecanciller Freddy Mamani confirmó que este tema está en la agenda.

“Probablemente no lleguemos a un acuerdo a nivel técnico, pero ese tema es uno de los más sensibles para nosotros”, dijo Mamani. El vicecanciller acotó que el 8 de enero se anunció que Perú tenía todo listo para desviar las aguas que nacen en ese país y que en Puno se hicieron algunas acciones legales para consolidar el desvío del afluente.

Río internacional

El río Mauri es un afluente del río Desaguadero que nace en la laguna de Vilacota, en territorio peruano y su cuenca se distribuye entre Bolivia y Perú. Forma parte del Sistema endorreico Titicaca-Desaguadero-Poopó-Salar de Coipasa. El afluente tiene 202 kilómetros, de los cuales 124 recorren por territorio boliviano. Estas aguas confluyen con el río Desaguadero en la localidad de Calacoto, en el departamento de La Paz, y contribuye a purificar la salinidad del río Desaguadero. Sin este curso, el lago Poopó se vería más afectado de lo que está.

Saúl Apaza, del Directorio de Cuenca de Usuarios de las Aguas del Desaguadero-Mauri (Dicuadema), denunció que Perú hace un desvío progresivo de estas aguas hacia la localidad peruana de Tacna, que está en la frontera con Perú. Esta entidad evidenció que en el lado peruano ya se construyeron canales de cemento que tienen como fin el desvío de las aguas de manera unilateral y sin el consentimiento del gobierno boliviano. Esta acción estaría al margen de los tratados y acuerdos internacionales vigentes entre ambos países.

Otro tema caliente en la reunión bilateral será el del narcotráfico. Perú se convirtió en el país que más cocaína introduce a Bolivia para ser refinada en laboratorios que están en suelo nacional.

Ambos gobiernos expondrán los mecanismos de cooperación para intentar frenar el ingreso de la cocaína peruana. La Policía Boliviana realizó reuniones preparatorias con su par peruana para abordar este asunto. También existe preocupación por la trata y tráfico de personas.

Comentarios