Escucha esta nota aquí

Las Unidades de Terapia Intensiva (UTIs) de los hospitales públicos en Tarija se quedaron sin personal por estar impagos de sueldos pendientes por contratos de trabajo con la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem), dependiente del Ministerio de Salud.

Médicos y enfermeras del hospital Fray Quebracho, de la ciudad de Yacuiba, fueron los primeros en suspender sus labores desde hace cuatro días.

Según datos proporcionados por representantes del sector, 70 salubristas demandan el pago de sueldos de cuatro meses a la AISEM y 40 exigen al Gobierno Regional de la provincia Gran Chaco, en ambos casos por contratos eventuales.

Otros 35 salubristas de la UTI del hospital Virgen de Chaguaya, de la ciudad de Bermejo, no trabajan desde ayer por similar exigencia.

"La ausencia de este personal incrementa el riesgo de la población bermejeña, al no contar con los profesionales en salud para afrontar la pandemia", lamentó el asambleísta por esa región, Rubén Reyes.

Alrededor de 62 salubristas de la UTI de Covid-19 del hospital San Juan de Dios, donde está saturado con más de 20 pacientes críticos, paralizarán también sus labores desde el lunes.

El jefe de esa unidad, Roberto Mérida, informó que hasta el domingo trabajarán y después se replegarán para exigir la cancelación de sueldos pendientes y la recontratación.

"El problema está en el Ministerio de Salud y el Aisem solo desembolsa el dinero", enfatizó el medico intensivista.

Comentarios