Escucha esta nota aquí

El Ministerio de Salud señaló que la empresa uruguaya ATGen admitió, mediante una nota, que no presentó las certificaciones internacionales de calidad FDA y comisión europea de las pruebas Covid-19 que pretendían vender a Bolivia, que fueron centro de una polémica por denuncias de un supuesto sobreprecio.

La cartera de Estado también resalta que el mismo escrito aclara que dicha firma no presentó ninguna denuncia formal por supuestas irregularidades en ese proceso de licitación, tal como circuló en los últimos días.

“El Ministerio de Salud recibió una comunicación desde la Embajada del Uruguay, adjuntando una nota del representante legal de la empresa ATGen (Fabricio Sarlos), que señala que la empresa no realizó denuncia alguna en perjuicio de AISEM (Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico) o del Ministerio de Salud”, informó Eidy Roca, ministra de Salud.

La autoridad explicó que ATGen no cumplió con la certificación internacional emitida por la FDA (el sello de garantía de Estados Unidos) ni de la Comunidad Europea (CE), uno de los requisitos ineludibles para adjudicarse el proceso de compra de los reactivos de laboratorios.

“El representante legal y único vocero de la empresa no ha emitido juicio alguno acerca de la transparencia del proceso licitatorio ni de ninguna característica, incluyendo el precio de las restantes ofertas”, agregó la ministra Roca.

Una versión de la Cámara de Comercio de Uruguay señalaba que ofreció al Gobierno boliviano la venta de los 672.000 test PCR por un monto de Bs 22,8 millones y que la AISEM adjudicó la compra a la compañía china Lasa Holdings, por Bs 47,3 millones, advirtiendo un sobreprecio.