Escucha esta nota aquí

El expresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, será investigado por un fiscal anticorrupción de La Paz, según se conoció extraoficialmente. El delito por el que fue denunciado el exvocal es incumplimiento de deberes y el caso ya fue admitido por el Ministerio Público.


El diputado del MAS, Ramiro Venegas, había presentado una denuncia contra Romero el 1 de mayo por no haber respondido dos peticiones de informe escrito que había solicitado sobre los sucesos de 2019 y sobre las dos cartas de la vocal Rosario Baptista dirigidas a la OEA en 2020.


El abogado Paul Antonio Coca explicó que el expresidente del ente electoral debe responder ante la justicia porque la Ley Safco y la Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz, regulan los actos de los funcionarios públicos.


“Con la actual normativa, las autoridades deben responder por sus actos aun cuando dejan el cargo, porque la responsabilidad penal es personal y por tanto, no se puede acusar al Tribunal Supremo Electoral”, dijo  Coca que es especialista en temas electorales.


El 1 de mayo de este año, el diputado Venegas informó que dos días antes, el 28 de abril presentó una denuncia contra Romero en la Fiscalía de La Paz y otra ante el mismo TSE sin embargo, ese mismo día, el 1 de mayo, Romero hizo conocer su renuncia al cargo.


EL DEBER intentó comunicarse con el expresidente del TSE por distintas vías, sin embargo, los dos números de referencia suyos están desconectados.


La denuncia


Los dos memoriales que presentó el diputado Venegas en abril refieren la solicitud de información sobre las tareas que cumplió el TSE sobre los hechos de 2019. Este es el primer pedido de informe escrito y fue presentado el 1 de febrero.


Tres días después presentó otra petición solicitando una explicación sobre la carta a Almagro de la vocal Rosario Baptista y la denuncia que ella hizo en 2020 respecto de un sistema alterno en las elecciones generales de octubre.


El 11 de marzo, la Cámara de Diputados, envió una nota de reclamo a Romero sobre la falta de respuestas, pues el reglamento indica que las autoridades tienen 15 días de plazo para responder cualquier Petición de Informe Escrito (PIE).


A través de una nota, Romero pidió una ampliación del plazo de 15 días para responder las preguntas del diputado Venegas. Uno de los argumentos era que estaba en pleno proceso electoral y requería el trabajo continuo de los vocales.


Nuevamente se venció el plazo y el entonces presidente del TSE no envió ninguna respuesta.


Comentarios