Escucha esta nota aquí

El gobernador de La Paz, Santos Quispe, llamó de "ley maldita" a la norma 1386, denominada Estrategia de Lucha Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y Financiamiento al Terrorismo. La autoridad se sumó al pedido de diferentes sectores para que se anule la normativa vigente.

“Es una ley maldita que solo beneficia al Gobierno, no beneficia al pueblo", dijo Quispe al señalar que antes de aprobarla, se debió consultar a la población. "Podría traer a todos los dirigentes, conversar, analizar, pero nada; esa ley solo se ha analizado (en el Gobierno), por eso el rechazo general; nosotros también vamos a pedir la anulación de la ley”, advirtió.

Este jueves, diferentes sectores, encabezados por gremiales y comerciantes, salieron a las calles para protestar contra la Ley 1386 y se prevé que las movilizaciones se extiendan durante 48 horas en al menos cinco departamentos del país.

“Queremos la anulación de esa ley porque perjudica a todos los hermanos y hermanas que trabajan cada día, los paceños trabajamos, nos sacrificamos, por ello, toda la población siempre  va a estar en contra de esa ley”, sostuvo Quispe.

Entretanto, el Gobierno señala que se busca una convulsión social con estas protestas y está dispuesto a socializar la ley, pese a que esta fue promulgada sin un consenso previo.

Comentarios