Escucha esta nota aquí

El ingreso del comandante en jefe de las Fuerzas Armadas (FFAA), Sergio Orellana, al hall de la Asamblea Legislativa Plurinacional solo tuvo críticas. El militar, el pasado 21 de mayo, en traje de campaña y con otros uniformados, dejó una nota a las observaciones que realizó el Senado a la lista de ascensos y dio un plazo de una semana para resolver el asunto, lo que le generó cuestionamientos

Ese procedimiento fue cumplido por el Ejecutivo, que ayer remitió la nómina subsanada. El Movimiento Al Socialismo (MAS) irá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para denunciar las amenazas de los jefes militares y del Gobierno transitorio por el tema de ascensos a generales. Hay dos nombres que contaminan el procedimiento y también hay malestar en oficiales que fueron excluidos de la nómina.

El viceministro de Coordinación y Gestión Gubernamental, Israel Alanoca, informó que la lista de ascensos fue presentada a la Cámara de Senadores en febrero de este año y denunció que estuvo en el despacho de Eva Copa hasta esta época. La autoridad remarcó que ayer se mandó a la instancia legislativa las observaciones que surgieron a la nómina de ascensos en la comisión de Seguridad del Estado, Fuerzas Armadas y Policía Boliviana del Senado.

"A nombre de la presidenta Jeanine Áñez se ha presentado formalmente hoy (ayer) a la presidenta del Senado, Eva Copa, el informe en el que se subsanan las observaciones emitidas por la Comisión de Seguridad del Estado, Fuerzas Armadas y Policía Boliviana de la Cámara de Senadores", detalló Alanoca, quien pidió agilizar el tratamiento del informe y se apruebe acorde a los plazos establecidos.

El jueves vence el plazo que estableció el jefe militar cuando llegó a instalaciones de la Asamblea Legislativa Plurinacional, sin embargo, esa conminatoria no fue aceptada por los legisladores del MAS. El senador Omar Aguilar, vicepresidente del Senado, dijo que la instancia legislativa no tiene plazos para aprobar las listas de los ascensos militares.

"Para lamento del Gobierno transitorio, he revisado el reglamento y en ninguna parte indica que, desde el momento en que la presidenta del Senado (Eva Copa) recibe un informe de comisión, no hay artículo que le obligue a agendar (la sesión reservada) en algún tiempo, no hay plazo", dijo Aguilar.

Mientras, el jefe de bancada del MAS en el Senado, Efraín Chambi, anunció que acudirán a la CIDH para denunciar las "amenazas" de los jefes militares, quienes dieron plazo a los legisladores para que aprueben su lista de ascensos a generales. "El Movimiento Al Socialismo no está obstaculizando el ascenso de generales, pero ante las amenazas recibidas se acudirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en busca del respeto al estado de derecho en Bolivia", dijo.

En la lista, según una fuente legislativa, existen dos oficiales que fueron observados por tener procesos legales pendientes. Uno de ellos en la Corporación del Seguro Social Militar (Cossmil) y otro en la Corporación de las Fuerzas Armadas para el Desarrollo Nacional (Cofadena). La comisión legislativa observó a estos uniformados y, además, se debatió que el cargo de comandante en jefe de las FFAA debe recaer en un general de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) y no en el Ejército.

Mientras, coroneles del Ejército envían cartas a la presidenta del Senado, Eva Copa, denunciando que fueron excluidos de la lista de ascensos a generales, pese a cumplir con los puntajes establecidos.