Escucha esta nota aquí

Pese a las diferencias ideológicas, líderes políticos destacan el legado que deja Felipe Quispe ‘El Mallku’, que ayer en la tarde falleció por un paro cardiaco. Consideran que el dirigente campesino “se hace eterno” por todas sus acciones, siempre del lado del movimiento indígena.

“Nuestro hermano Mallku no muere, trasciende, se hace eterno, vuelve al seno de nuestra Pachamama para seguir siendo semilla, para seguir iluminando y alimentando la lucha de nuestros pueblos. Hasta siempre hermano mayor”, escribió el vicepresidente David Choquehuanca.

El presidente Luis Arce expresó su “profundo pesar”, comprometiéndose a “continuar su lucha por la liberación y dignidad de los pueblos”, al igual que Evo Morales, quien destacó que “su lucha y liderazgo han sido un importante aporte para la liberación de los pueblos indígenas”.

Jorge Tuto Quiroga calificó a Quispe como “el líder aymara más relevante de las últimas décadas”, porque “defendía sus ideas con intransigente firmeza, dialogaba y cumplía compromisos asumidos.

El jefe de Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina posteó: “Nuestras diferencias políticas no me impidieron reconocer la importancia simbólica y política de este rebelde aimara. Mis condolencias a su familia” y la expresidenta Jaeanine Áñez insistió que el deceso fue por Covid-19. “Se lo llevó el virus, no ‘aguantó’ Felipe Quispe. El enemigo invisible no perdona. Paz en su tumba”, tuiteó.

Los jefes de partidos esperan que los restos mortales del excandidato a la Gobernación de La Paz sean velados en ambientes de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), debido a que el ‘Mallku’ ejerció como diputado.

Comentarios