Escucha esta nota aquí

A las 11:45 de este viernes comenzó la audiencia de apelación solicitada por la expresidenta Jeanine Áñez y sus exministros, Álvaro Coimbra y Rodrigo Guzmán, en la que denuncian que su aprehensión fue “ilegal” y exigen poder defenderse en libertad.

Las exautoridades cumplen 11 días detenidas preventivamente en las cárceles de San Pedro y Miraflores, acusadas por la presunta comisión de los delitos de conspiración, sedición y terrorismo, dentro del caso de supuesto “golpe de Estado”.

El abogado Ariel Coronado comenzó con la argumentación, exponiendo los dos primeros agravios. Manifestó que el mandamiento no fundamentaba los delitos que presuntamente cometieron los extitulares, ni se había citado a los ahora imputados, solo a terceras personas.

No es suficiente citar elementos de convicción y luego transcribir los tipos penales. Lo que se tenía que hacer en el mandamiento de aprehensión era fundamentar por qué motivo el tipo penal concurre en los ahora tres imputados. El mandamiento de aprehensión no contiene ninguna fundamentación en relación a los tipos penales”, advirtió el jurista.

Destacó que no se individualizó la conducta de la exmandataria y los exministros en el mandamiento de aprehensión, para justificarlo, y tampoco se fundamentó en la ampliación de la denuncia que realizó la exdiputada del MAS, Lidia Patty.

“La juez no ha verificado, conforme lo establece su calidad, que la aprehensión no cumplió con esa fundamentación respecto a los delitos por lo que ellos eran autores o partícipes, porque así lo exige la ley (…) Si ni siquiera en el mandamiento de aprehensión está el nombre de ninguno de los tres coimputados, cómo se emitió ese mandamiento de aprehensión”, cuestionó Coronado.

Comentarios