Escucha esta nota aquí

El coronavirus golpea todas las puertas. Según la información emitida por el municipio de La Paz, en todos los centros hospitalarios de esta urbe, parte de su personal de salud está contagiado de Covid-19. Los trabajadores del sector anuncian con replegarse de sus fuentes de trabajo hasta que tengan suficientes condiciones de bioseguridad.

“En todos los establecimientos de salud ya se han presentado casos de Covid-19 positivos. Tanto al personal contagiado, como al que trabaja con ellos se les ha dado el aislamiento, como determina el protocolo del Ministerio de Salud”, informó Cristian Pereira, Director Municipal de Salud.

De acuerdo al último reporte del Servicio Departamental de Salud (Sedes-La Paz), hasta este jueves, 639 funcionarios de salud, que involucra a profesionales sanitarios como administrativos (personas que reparten fichas, servicios generales, limpieza, cocina) están contagiados, tanto del sector público, de la seguridad social y privados.

Hasta el miércoles, se había reportado el fallecimiento de cinco personas por esta enfermedad.

Se estima que unas 3.000 personas entre trabajadores y profesionales en salud, trabajan en los 50 centros de salud activos, además de los siete hospitales de tercer nivel y cinco de segundo nivel.

Según el Sindicato de Ramas Médicas de Salud Pública (Sirmes-La Paz), a este personal que estaría aislado, se suman otros 300 médicos que no están en  actividad, puesto que son personas de la tercera edad o con problemas de salud subyacentes.

Solo en el Instituto Nacional del Tórax habría más de 100 personas enfermas.

Repliegue

El ejecutivo de Sirmes-La Paz, Fernando Romero, lamentó esta situación y advirtió con el repliegue del personal desde ese viernes, mientras no se tengan las medidas de bioseguridad para resguardar su salud.

“De acá en delante, haremos prevalecer lo que dice la ley y la Constitución. Hemos instruido que, si uno no tiene las condiciones de bioseguridad y si el hospital no garantiza el trabajo con los medios adecuados, no se atienda y se replieguen. No vamos a dejar que nos envíen al matadero. No podemos poner en peligro a nuestras familias”, señaló.

Discrepó con un instructivo del Sedes-La Paz que exige la atención de coronavirus en todos los hospitales de segundo y tercer nivel, de manera obligatoria.

Romero protestó también porque el Gobierno Central ni los subnacionales, han garantizado el derecho a proteger su salud y el de la población, pese a lo que establece la Constitución, además de las normativas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que asegura la protección de los profesionales que trabajan en primera línea contra el coronavirus.