Escucha esta nota aquí

Dos diputados de la bancada de Juntos por el Cambio (JxC), opositora en la Cámara Baja del Congreso argentino, coincidieron en que la relación diplomática con Bolivia se deterioró por la protección del actual gobierno al asilado expresidente Evo Morales.

El diputado por Unión Cívica Radical (UCR), Álvaro de Lamadrid, dijo que la relación estatal de ambos países no es de las mejores debido a que el presidente Alberto Fernández priorizó su amistad con Morales.

“Eso no solo deteriora nuestra relación con Bolivia, sino también lo hace con otros importantes vecinos en la región, como Brasil y Uruguay, e incluso con países tan importantes como Estados Unidos”, respondió De Lamadrid a una consulta de EL DEBER.

A este criterio se sumó la diputada por Propuesta Republicana (PRO), Carmen Polledo, al mencionar que la relación bilateral se complicó por los roces de los actuales Gobiernos debido a la presencia de Evo Morales, que está en condición de asilado y no de refugiado político en Argentina.

Polledo afirmó que el Gobierno de Alberto Fernández da protección al expresidente boliviano por esa profunda amistad que los une más allá de la afinidad del kirchnerismo con el Foro de San Pablo, el socialismo del Siglo XXI y el eje bolivariano.

Agregó que esto afecta a la relación entre Bolivia y Argentina que siempre ha sido tan profunda, fuerte y arraigada en la historia, la sociedad y la cultura.

La Cancillería boliviana envió quejas a la ONU y OEA por injerencias del Gobierno argentino en el proceso de transición en al menos tres oportunidades y el temor de una manipulación de votos de residentes bolivianos para las elecciones del 18 de octubre próximo.

El exmandatario Evo Morales está asilado en Buenos Aires desde mediados de diciembre del 2019, cuando el peronista Alberto Fernández asumió la presidencia tras ganar las elecciones el 27 de octubre con el 48,10% de votos a Mauricio Macri, que obtuvo el 40,36% de votación.