Escucha esta nota aquí

A su posesión no llegó el ministro de Salud, Marcelo Navajas, y juró a su cargo frente a Horacio Toro, asesor de Navajas. Geovanni Pacheco Fiorilo fue posesionado el 29 de abril como director ejecutivo de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (AISEM). 13 días después, firmó el controvertido contrato para la compra de 170 respiradores mecánicos y que ahora presentan un sobreprecio. Pacheco fue detenido hoy en medio de la investigación por la adquisición de ese material médico a una empresa española.

Pacheco Fiorilo fue parte de la cementera El Puente en 2014 y de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) cuando Samuel Doria Medina era presidente de ese conglomerado de cementeras privadas, antes de venderlo. 

El detenido llegó a la AISEM el 29 de abril y en su posesión juró transparencia en la adquisición de equipos e insumos médicos para enfrentar la pandemia de coronavirus.

"Tenemos que tener la capacidad de administrar correcta y oportunamente los recursos económicos, todo ese financiamiento que está llegando, que ha llegado del Banco Mundial, del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) y también los recursos que tenemos del Tesoro General de la Nación (TGN)", juró Pacheco Fiorilo, quien ahora es el segundo detenido en el caso de compra de respiradores después de Fernando Valenzuela Billewicz, que era el director jurídico del ministerio de Salud y ligado a la ex ministra de Salud, en el Gobierno de Evo Morales, Gabriela Montaño. 

13 días después de su posesión, el 11 de mayo, Pacheco Fiorilo firmó el contrato con la empresa española IME Consulting Global Services S.L. para la compra de respiradores mecánicos a un precio de 28.080 dólares por unidad. El artefacto es marca “Respira”, modelo “Device”. Los 170 respiradores solicitados suman el precio de 4.773.600 dólares.

Hoy, el implicado está detenido en instalaciones de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) donde brinda declaraciones en la investigación de la compra de los 170 respiradores. El Ministerio de Salud informó a través de un comunicado que pagó por cada equipo 27.683 dólares, lo que hace un total de 4,7 millones de dólares que fueron cancelados gracias a un financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entidad que verificó la adquisición y no la objetó.

Con esas cifras, entre lo que cuestan y lo que pagó Bolivia hay una diferencia de más de 3 millones de dólares. Los equipos fueron enviados a Bolivia la semana pasada en un avión de BoA.

El jefe del partido Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, tuiteó en su cuenta para aclarar que él no tuvo ninguna participación en la contratación de Geovanni Pacheco como director de AISEM. 

En otro tuit precisó: "Geovanni Pacheco trabajó conmigo, como ejecutivo y responsable de distintos proyectos empresariales hasta hace seis años atrás. Ningún miembro actual de Unidad Nacional participa en el Gobierno de la presidenta Áñez".