Escucha esta nota aquí

La Cámara de Senadores aprobó una declaración en “rechazo contundente y categórico a la acción intervencionista e injerencista” del Parlamento Europeo, que la semana pasada se pronunció ante la situación jurídica de la expresidenta Jeanine Áñez, calificándola como “presa política”, condenando y denunciando su “detención arbitraria e ilegal”.

A juicio de la mayoría del MAS en esa instancia legislativa, esa expresión fue “promovida por representantes europeos de ultraderecha, en particular por los del partido de la derecha de España Vox”, razón por la que se exige “respeto a la soberanía, independencia y autodeterminación del pueblo boliviano”.

En el documento que contempla tres puntos centrales, se solicita a los Estados miembros de la Unión Europea investigar, evaluar y reconducir el rol de determinados representantes políticos y diplomáticos de la Unión Europea en Bolivia, en el surgimiento de los conflictos y convulsión social del 2019, que posibilitó un golpe de Estado en el país.

Finalmente, se recomienda al Órgano Ejecutivo comunicar dicha declaración a los gobiernos de los Estados Miembros de la Unión Europea, a la Presidencia de la Unión Europea, a las instituciones y organismos pertinentes de la Unión Europea, a los gobiernos de los Estados miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA), a la Organización de los Estados Americanos (OEA), a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, al Parlamento Andino, a la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana, al Secretario General de las Naciones Unidas y a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas por los Derechos Humanos.

Comentarios