Hasta el momento, no volvió a aparecer la víctima o su familia. El abogado tampoco respondió a los requerimientos

28 de septiembre de 2022, 21:31 PM
28 de septiembre de 2022, 21:31 PM

La directiva del Senado aprobó el retorno del senador, Hilarión Padilla Mamani porque su juicio por el delito de violación no prosperó. La misma comisión de Ética revisó su caso y decidió que puede ejercer su mandato, según informó el propio denunciado.

“Cuando estaba en la cárcel de San Pedro, donde mis abogados me hicieron conocer que sí, que hubo un desistimiento, no había la supuesta víctima (…) la comisión de Ética me dijo que me incorpore, al final debo defenderme en libertad”, declaró el senador a través de un contacto telefónico.

El 10 de febrero de este año, luego de una larga persecución, la Policía dio con el paradero del senador Padilla en la localidad de Caracollo. Tras la aprehensión, el asambleísta fue trasladado a la ciudad de Santa Cruz de la Sierra donde debía afrontar una denuncia de violación presentada por una militante de su partido. El 12 de febrero era remitido al penal de San Pedro, en La Paz, con una determinación de prisión preventiva por el lapso de 60 días.

“La juez me dio dos meses y yo podía salir en dos meses, pero me quedé en la cárcel seis meses y después de este tiempo pedí la cesación y salí porque soy inocente”, explicó el senador. También recordó que en todas las audiencias que se realizaron a lo largo de este tiempo ni la víctima ni sus abogados acudieron a las audiencias.

Negó que existiera algún tipo de arreglo con la supuesta víctima. Además,  señaló que él nunca fue notificado por la denuncia y por eso no se presentó a las convocatorias del Ministerio Público.

El caso

Padilla era perseguido desde octubre de 2021, cuando el Juzgado de Instrucción Sexto en Materia Anticorrupción y de Violencia Contra la Mujer, en Santa Cruz, emitió el edicto que formalizó la imputación en su contra.

El senador suplente fue acusado por una militante del MAS quien le solicitó su cooperación para encontrar un trabajo. La víctima declaró ante los fiscales que había trabajado en la campaña del MAS y por eso pedía un puesto de trabajo. El Senador, aprovechando la amistad que tenía con la familia, le pidió a la joven viajar a La Paz y le ofreció trabajos en el Servicio General de Identificación Personal (Segip) o en YPFB.

La víctima viajó a la sede de Gobierno junto con su madre y sorprendió a Padilla Mamani que esperaba solo a la muchacha. Fue en ese viaje que habrían ocurrido los supuestos vejámenes. Con el retorno de la víctima a Santa Cruz, y después de un tiempo, pudo relatar los sucesos a su familia. Entonces decidieron presentar la denuncia a la Policía.

A lo largo del proceso, se presentaron muchas dificultades. Se alegó que no era posible encontrar al senador porque sus datos en el Segip eran genéricos y no contaba con una dirección legal donde ubicarlo. 

En mayo del pasado año, los fiscales del caso, Nelly Fanny Alfaro Vaquila y Mabel Andrade Molina, pidieron colaboración a sus pares de La Paz para tomar la declaración del acusado. Nuevamente, se alegó la misma excusa, el acusado no tenía un domicilio fijado.