Escucha esta nota aquí

Parlamentarios oficialistas señalan que hay 10 contratos de préstamos o créditos y dos proyectos de leyes importantes para la lucha contra el Covid-19 paralizados por los dos tercios del Movimiento Al Socialismo en la Asamblea Legislativa Plurinacional y creen que la intencionalidad es asfixiar económicamente al Gobierno de transición de Jeanine Áñez. El MAS niega la paralización y los desafía a que presenten proyectos que puedan brindar verdadera ayuda a la población y propone bonos más elevados.

Las grietas entre el Ejecutivo y el Legislativo se ahondaron y entraron en juego los afanes electorales de Juntos y del MAS. La presidenta y candidata Jeanine Áñez ofreció un nuevo bono de Bs 500 y lo condicionó a que la Asamblea (controlada por el MAS) apruebe los créditos internacionales. En respuesta, el candidato masista, Luis Arce, habló a nombre de los legisladores y anunció que estos aprobarán un bono, pero que será de Bs 1.000.

En medio de las tensiones partidarias, el Senado (controlado por el MAS) no aprobó el ascenso de generales propuesto por el Ejecutivo (la presidenta es de Juntos). Tras fuertes tensiones públicas, el gabinete promulgó un decreto para proceder con el ascenso y este se ejecutó el lunes, con la entrega de sables e imposición de grados a los generales.

En un acto atípico, quien entregó los sables fue el ministro de Defensa, Fernando López, mientras la presidenta participaba en el acto vía Zoom, ya que está en aislamiento por tener coronavirus.

El constitucionalista Iván Lima explica que la Constitución Política del Estado señala que es el Senado la instancia que debe ratificar los ascensos, por lo tanto el decreto, como indica en su texto, es transitorio sujeto a ratificación. “En este momento el Senado no puede ratificar porque el pleno ha presentado un incidente de inconstitucionalidad concreto y hasta que el TC no lo admita, rechace o se pronuncie, no será posible que se termine el trámite de ascenso de los generales”.

El ministro de Defensa, Fernando López, indicó que no era justo, que por un simple castigo (del Legislativo) a los que defendieron la democracia no se haga un acto formal de entrega de sables, espadas, bastones de mando y grados. “No solo están bloqueando una situación absolutamente institucional, sino que siguen bloqueando (hasta) créditos”, reprochó.

Áñez llamó a la reflexión a los parlamentarios y les pidió que no piensen en cálculos políticos, sino en la necesidad de los más vulnerables, porque considera que la gente está preocupada por llevar la comida a sus casas. “Pónganse la mano al pecho, piensen en los bolivianos, dejen la política para otro momento, es hora de ser solidarios, y podemos llegar a todos si ellos dejan ese capricho o esa mezquindad de estar trabándonos los créditos ahí en la Asamblea”, recalcó.

Lo que está paralizado

La diputada de Unidad Demócrata Shirley Franco dijo que el MAS intenta asfixiar económicamente al Gobierno, por eso no da luz verde a créditos importantes. “Lamentablemente al interior de la Asamblea han tomado la decisión de bloquear todo lo que refiera recursos económicos”.

Dijo que vienen haciendo seguimiento y ven que no hay movimiento en estos asuntos. “El Gobierno nacional no puede disponer de estos recursos en tanto y en cuanto no sean autorizados a través de una ley, ese es el bloqueo legislativo”, indicó.

En la lista de los contratos paralizados hay dos que se refieren a préstamo y de aporte financiero para el Programas Agua Potable y Alcantarillado en áreas Periurbanas, suscrito en fecha 20 de diciembre de 2019 entre el Estado de Bolivia y el Kreditanstalr Fúr Wiederaufbau - KFW, Frankfurt am Main. Se encuentra en la Comisión de Planificación del Senado, que enviaron en consulta a los ministerios de Medio Ambiente, Planificación y Economía.

En el Senado también está sin movimiento la contratación de préstamo, suscrito el 16 de abril de 2020 entre el Estado boliviano y la Corporación Andina de Fomento (CAF), por un monto de hasta $us 50.000.000, para el programa Atención de la Emergencia Sanitaria Causada como consecuencia de la pandemia Covid-2019.

Un cuarto contrato se refiere al convenio financiero suscrito el 5 de marzo de 2020 con Cassa Depositi e Prestiti, por un monto de hasta 3.000.000 de euros, destinado a financiar el Programa de Colaboración al Proceso de Mejoramiento de los Esquemas de Conservación y de las Estrategias de Valorización Económica y Social de los Recursos Fitogenéticos de la Agrobiodiversidad. Esto, si bien tiene informe de aprobación en la comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas (el 13 de mayo de 2020) de Diputados, no ha sido agendado para su tratamiento en el pleno camaral.

El quinto en la lista es el contrato de préstamo, suscrito el 5 de marzo de 2020 entre el Estado y la Corporación Andina de Fomento (CAF), por un monto de hasta $us 11.500.000, para el Proyecto Integral Construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, en El Alto. Se encuentra en la Comisión de Planificación de Diputados, que se envió en consulta al Ministerio de Planificación.

De la misma manera se mantiene en la Comisión de Política Económica y Finanzas de Diputados la aprobación del Convenio de Financiamiento, suscrito el 5 de marzo de 2020 entre el Estado y la Asociación Internacional de Fomento (AIF) del Banco Mundial, por un monto de hasta $us 20.000.000, para el crédito destinado a financiar el Proyecto de Resiliencia Urbana en Bolivia.

Está pendiente la aprobación de la contratación de un crédito externo del Fondo Monetario Internacional por un monto de hasta 240.100.000 de Derechos Especiales de Giro (equivalentes a alrededor de 327 millones de dólares), destinado a atender los efectos directos e indirectos originados por la situación de Emergencia Sanitaria Nacional y las actividades, acciones y medidas necesarias para la prevención, contención y tratamiento de la infección por el coronavirus (Covid-2019), declaradas de interés y prioridad nacional por la Ley N° 1293 de 1 de abril de 2020. Está en la Comisión de Planificación Política Económica y Finanzas de Diputados. El 14 de julio fue rechazado y el Ejecutivo volvió a solicitar que se apruebe y remitió documentación.

También está el Proyecto de Redes de Protección Social de Emergencia por la crisis del Covid-19, suscrito el 15 de mayo de 2020 entre el Estado y la Asociación Internacional de Fomento (AIF) del Banco Mundial, por un monto total de $us 54.300.000. En este mismo está el Proyecto de Redes de Protección Social de Emergencia por la Crisis del Covid-19, suscrito con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) del Banco Mundial, por un monto de hasta $us 200.000.000”. Está en la comisión de Planificación Económica Política y Finanzas de Diputados, y aunque se solicitó información complementaria sigue sin ningún movimiento.

También aguardan la aprobación del contrato de préstamo para el Proyecto Apoyo a Poblaciones Vulnerables Afectadas por Coronavirus, suscrito el 23 de junio de 2020 con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por un monto de hasta $us 450.000.000. Está en la Comisión de Planificación Política Económica y Finanzas, pero no se derivó ni en consulta a ningún ministerio.

Por último se espera la aprobación del contrato de préstamo para el Programa Línea de Crédito Contingente de Apoyo Anticíclico para la emergencia generada por el Covid-19, suscrito el 23 de junio de 2020 con la Corporación Andina de Fomento – CAF, por un monto de hasta $us 350.000.000. Se encuentra en el mismo estado del anterior.

Franco explicó que a estos diez contratos se suman dos proyectos de ley, una sobre el alivio tributario y promoción de exportaciones de servicios y otra que autoriza de manera excepcional a las entidades territoriales autónomas, el uso de recursos para cubrir gastos de funcionamiento en el marco de la Emergencia Sanitaria del Coronavirus (Covid-19).

Franco señaló que el MAS pretende gobernar desde la Asamblea, restando legitimidad y capacidad de acción al Ejecutivo.

Dijo que la actitud de los parlamentarios es distinta a la que se dio el año pasado cuando se buscó la pacificación de país. “Cuando entramos a una etapa electoral, vemos que el comportamiento del MAS en la Asamblea es netamente electoral”, enfatizó.

La presidenta de la comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas de Diputados, Otilia Choque (MAS), manifestó que del Ejecutivo les envían proyectos sin respaldo pertinente, por lo que no pueden obligar a la comisión que preside a aprobar créditos sin conocer los contratos y sin documentación de respaldo técnico y jurídico.

El MAS niega el bloqueo

El senador del MAS Omar Aguilar indica que lamenta mucho que el Gobierno de transición de manera recurrente “trate de enfrentar a la Asamblea Legislativa con el pueblo boliviano”.

También cuestiona que el Ejecutivo se adelante en hacer anuncios de aprobación de créditos sin presentar ni un solo documento a la Asamblea. Además indica que este Gobierno de transición, con créditos aprobados para otros fines, más las donaciones, “tiene más o menos $us 2.000 millones y lamentablemente el pueblo no siente la protección”.

Entre estos recursos señala que están créditos del BID de $us 275 millones, del Banco Mundial de $us 321 millones y otro de $us 495 millones. Indicó que también aprobaron un crédito de 21 millones de euros para equipamiento de hospitales de Chuquisaca, Cochabamba y Potosí.

Indicó que el único crédito gestionado por este Gobierno es el de la CAF de $us 50 millones que comprometió distribuir con los gobiernos municipales, a 30 años plazo, con cero por ciento de interés. “Decían que se estaba bloqueando y nosotros lo único que pedíamos era que se presenten los requisitos, y en 24 horas los aprobamos”.

Dijo que lo único que no se aprueba hasta el día de hoy son los $us 327 millones del FMI, porque no han llegado los requisitos y respaldos necesarios.

Para la población 

El bono de salud

Beneficiará a las mismas personas que cobraron el Bono Universal, que son 3 millones de personas, pero la entrega depende de que la Asamblea Legislativa Plurinacional, con mayoría del Movimiento Al Socialismo (MAS), apruebe los créditos que a su vez aprobaron los organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Bono contra el hambre

El candidato presidencial del Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce Catacora, anunció que parlamentarios del MAS gestionarán el Bono Contra el Hambre, que consta de 1.000 bolivianos, porque creen que es insuficiente los Bs 500 que ofrece Áñez. El senador masista Omar Aguilar también planteó un Bono Universal de Bs 2.000.

Los actores anteponen sus intereses políticos, pero ven un lado positivo en la discrepancia

El analista político José Luis Santistevan hace notar que el calendario electoral se reanudó el 26 de junio y la presidenta es candidata al igual que algunos miembros de la Asamblea Legislativa, por eso considera que “existe una instrumentalización de la función pública con fines electorales”. Manifiesta que toda contratación de deuda pública conforme al artículo 322 de la Constitución necesita la autorización de la Asamblea. “La presidenta y la Asamblea están en una polarización política y esta conducta irresponsable contrasta con la lucha efectiva contra la pandemia”. Indicó que los intereses políticos han sido colocados por encima de los derechos a la vida, la salud y la economía de los bolivianos.

El constitucionalista Iván Lima ve positiva la división de poderes, con discrepancias para que se llegue a acuerdos, partiendo del planteamiento de la presidenta Áñez de un bono de Bs 500 y el líder del partido que tiene dos tercios en el Legislativo ahora habla de un bono de Bs. 1000. “Al final del día, si hay una competencia para beneficiar al ciudadano, lo aplaudo. Lo que no son razonables son los tiempos”, remarcó

También le preocupa que se mande todo al Tribunal Constitucional como son los temas de los militares, la de Estados de excepción y el defensor del Pueblo. “No es lo más sano que en una democracia todo termine en los tribunales, debería ser excepcional la intervención, eso sí es preocupante”, dijo.