Escucha esta nota aquí

Entre el 21 y el 25 de diciembre, debido a las lluvias, el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) dio el aviso de alerta naranja por la crecida de los cauces en las cuencas de los ríos Mamoré, Beni, Tahuamanu y Madre de Dios. El departamento de Santa Cruz se verá afectado por la acumulación de agua en los ríos Grande, Piraí, Ichilo, Surutú y Yapacaní, que son parte de la cuenca media del Mamoré.

El director de la Unidad de Riesgos de la Gobernación, Juan Carlos Ibáñez, explicó que la precipitación de ayer provocó la crecida extraordinaria del río Espejos, el cual es afluente del Piraí en la zona de El Torno, causando percances en ese municipio.

El pronóstico para Santa Cruz de la Sierra para hoy prevé que sigan las lluvias, aunque moderadas, esperando que acumule 7 milímetros de agua caída. Luego se espera buen tiempo hasta que nuevamente haya precipitaciones, a partir del jueves.

Alerta

Jorge Campos, responsable de Cuencas del Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regularización del Río Piraí (Searpi), ante la inminente continuación del mal tiempo, pidió a los vecinos estar atentos a las subidas de los cauces, para no cruzarlos ni a pie ni en vehículos.

En las próximas horas se esperan ascensos con niveles críticos en las riberas del Piraí, en especial en La Angostura, El Torno, La Guardia, Santa Cruz de la Sierra, Montero y comunidades cercanas.

Por otra parte, en Yapacaní, San Juan y poblaciones vecinas, deben estar en alerta porque también habrá subida de nivel de los cauces del Surutú y del Yapacaní.

Percances

Tres integrantes de la familia Claure Vargas tuvieron mucha suerte al lograr salir del auto en que cruzaban el Piraí, el cual fue arrastrado 200 metros hasta quedar encallado en un banco de arena, con las llantas para arriba. El patriarca, Gregorio Claure, comentó que su esposa, hijo y nuera estaban a buen recaudo en la casa de su hermano, pues debido a la corriente era imposible regresar a la zona de Espejos, donde residen.

René Hualampa, responsable de la Unidad de Riesgos de El Torno, indicó que una cuadrilla de hombres procedió a acordonar el cruce el río, a la altura del puente colgante, para evitar una tragedia.

Una vez baje el cauce, la Alcaldía dispuso que una máquina esté lista para rescatar el motorizado. Aun con esa promesa, Gregorio Claure no se movió de la orilla, mirando su vehículo.

Por otra parte, la quebrada proveniente de la antigua laguna, la misma que hace ocho años fue convertida en un vertedero, una vez más causó problemas en el área urbana de El Torno, en especial en el barrio Las Palmas, donde la calle Vallegrande se transformó en un canal de drenaje. Cuando llovía más fuerte, es decir, a las 7:00, el nivel del agua alcanzó 30 centímetros sobre la acera.

En las redes sociales los vecinos colgaron videos donde se veía la fuerza del agua sobre la carretera que, en El Torno, se transforma en la avenida principal, causando preocupación de las autoridades locales y departamentales.

“Cada lluvia nos recuerda la mala planificación urbana que hizo la anterior gestión municipal, pues tapó una laguna de regulación, por ello el agua forma un nuevo cauce hasta alcanzar el curso que la lleve al Piraí. Mi barrio sufre en cada temporal”, reclamó Tito Beltrán, vecino del barrio Las Palmas.

Hualampa confirmó que la lluvia en el área urbana de El Torno anegó 15 viviendas situadas en los barrios Miraflores, Municipal, 6 de Mayo y Villa Norte, prestando ayuda a los vecinos con motobombas para sacar el agua.

“Contamos con 10 voluntarios en la Unidad de Riesgos de la comuna, pero tenemos apoyo, mediante un convenio, con la Fundación de Rescate Cross, que nos asignó a 30 hombres”, reveló Hualampa.

Además, la Unidad de Riesgos de la Gobernación pidió a los trabajadores de las dragas que explotan áridos en el Piraí que dejen sus actividades hasta que baje el nivel de alerta naranja.

Provincias

Pero, la precipitación también cayó en la mayoría de los municipios de provincia, en especial en los chiquitanos.

En San Javier llovió desde las 8:00, manteniendo su persistencia hasta la tarde, quedando el cielo nublado. En Cuatro Cañadas, Pailón y Concepción también llovió a cántaros, lo que obligó a paralizar todas las actividades.

En Ascensión de Guarayos, a partir de las 15:00, forzó a suspender una feria productiva. Sin embargo, en San José de Chiquitos, amaneció nublado, pero no llovió.


Comentarios