Escucha esta nota aquí

Parece mentira. Ya transcurrieron 365 días desde que los bolivianos recibieron la noticia más temida en ese momento: el virus está en casa.

El 10 de marzo se reportó el primer caso de coronavirus en el país. Todo mundo corrió a las farmacias para acaparar barbijos, alcohol y guantes; la infodemia hizo de las suyas, salió lo mejor y lo peor de la ciudadanía, tanto en solidaridad como en pánico ante el riesgo de contagiarse. El rechazo a la paciente de San Carlos fue uno de los ejemplos de las situaciones que muchos quisieran olvidar, sobre todo la afectada de forma directa.

Es una de las ocho historias narradas en la separata que EL DEBER publicará este miércoles 10 de marzo, a modo de conmemorar el año más desafiante en materia de salud para cada boliviano, para el sistema hospitalario, para las autoridades y para la memoria colectiva.

El primer paciente que recibió plasma en Santa Cruz, las trabajadoras sexuales, familias con pérdidas de varias vidas en pocos días, etc., comparten en primera persona los momentos duros y los aprendizajes de todo este tiempo que dejó heridas que no terminan de sanar.

Comentarios