Escucha esta nota aquí

La pandemia del coronavirus ha devenido en una crisis global sin precedentes. Los gobiernos, incluido el de Bolivia, están implementando una serie de medidas económicas y sociales para frenar la expansión del Covid-19 y ayudar a la ciudadanía a paliar sus necesidades urgentes, así como a los generadores de empleos. La Asociación Nacional de la Prensa (ANP) es consciente de la coyuntura actual, pero también es uno de los sectores golpeados por la crisis que demanda la atención del Gobierno y pese a solicitarla hace un par de semanas no ha recibido respuesta alguna.

Así lo manifestó este martes el presidente de este Marco Antonio Dipp, un día después de que se hiciera pública una carta dirigida a la presidenta Jeanine Áñez y que tampoco recibiera respuesta.

Los diarios de Bolivia ante la declaratoria de cuarentena se vieron obligados a suspender sus ediciones impresas. Esta situación, además de la crisis que ya venían atravesando los medios de comunicación, tiene al borde del colapso económico a la prensa boliviana.

Dipp volvió a hacer énfasis en el contenido de la carta y aguarda a que la mandataria revise el documento y lo entregue al Ministerio de Economía en procura de soluciones.

Sin periódicos no hay democracia, en cualquier parte del mundo es inconcebible una sociedad sin periódicos. No somos cinco periodistas, como puede suponer alguien del Gobierno, somos empresas numerosas que producimos información, no producimos reality show”, afirmó Dipp.

Asfixia económica

El titular de la prensa nacional resalta la asfixia económica que ha sufrido en la última década, durante el gobierno de Evo Morales. A esto se suma, agrega, el hecho histórico de que en la última quincena de marzo de este año tuvieron que dejar de circular por la pandemia del Covid-19.

“Desde aquella vez se han perdido los registros históricos de estas horas difíciles que está viviendo Bolivia, por ese motivo muchos de los diarios hemos visto la necesidad de volver a circular semanalmente. La trascendencia de los periódicos va desde los registros históricos hasta la característica de la producción de la información”, apuntó. 

Dipp agregó que, al 21 de abril, existe mucha preocupación en el rubro porque ven un panorama desalentador, ya que la mayoría de los periódicos están teniendo problemas para cumplir con el pago de salarios a sus periodistas, inclusive ve el riesgo de que se pierdan periódicos emblemáticos de Bolivia, si es que no son atendidos por el Gobierno.

“Entre todos los periódicos, que son entre siete y ocho en el país, tenemos más de 1.000 empleos formales, somos empresas muy importantes en la economía. Sé que muchas empresas no han podido cumplir con los sueldos del mes pasado, la situación es grave”, concluyó.



Comentarios