Escucha esta nota aquí

El estudiante de Arquitectura sospechoso de portar el coronavirus llegó de Shanghái (China) con fiebre alta, dolor de cabeza intenso y deposiciones líquidas -sintomatología propia de diversas enfermedades virales- pasó por Turquía, Brasil e ingresó a Bolivia por el Aeropuerto Internacional Viru Viru en su escala hasta arribar a Cochabamba. 

“Se empezó a sentir mal (dos días después de haber llegado al país) cuando ya estaba en su casa, avisó a sus familiares y a las autoridades sanitarias”, manifestó Carola Valencia, directora nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud. 

El estudiante ahora está aislado en un hospital privado y su cuadro de salud es estable.

¿Por qué no se lo detectó en la terminal aeroportuaria de Santa Cruz?. La respuesta fue la misma de parte de la epidemióloga y del director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz, Marcelo Ríos: a las personas que ingresan en periodo de incubación (puede tardar hasta 21 días) no hay cómo detectarlas.

Respecto al protocolo que se sigue para controlar a los viajeros que llegan, Valencia dijo que “en todos los países se ha descartado la toma de temperatura en filas, lo que ahora se hace es identificar un problema potencial que pueda manifestar el pasajero en un aeropuerto, además, en las aeronaves se le informa de que debe reportar si tiene alguna sintomatología relacionada a dolor de cabeza, estado febril, tos ligera o algún problema gastrointestinal. 

El viajero debería informar a la tripulación o esta puede darse cuenta de que alguien a bordo está con la sintomatología, le ponen barbijo y se lo aísla hasta que aterrice la aeronave; y cuando bajan del avión se tiene que informar al puesto de migración o al puesto médico”.

Valencia explicó que este es el protocolo activado porque se ha sufrido muchos errores con el tema de la temperatura, pues hasta un estrés intenso puede generar alza térmica temporal.

En el puesto médico se le toma la temperatura, se lo examina y se hacen las preguntas para saber de dónde viene y si ha estado en contacto con algún enfermo.

Por su parte, Ríos explicó que la situación de riesgo ya cambió, “ya dejó de ser bajo, ahora pasó a riesgo mediano-alto al haber más de 30 países fuera de China con casos confirmados de coronavirus”.

Dijo que se ha demostrado que la propagación del virus es de persona a persona, y que, si países muy desarrollados y con recursos no han podido contener la enfermedad, “está claro que Bolivia está en la misma situación por razones obvias”.

Confirmó que el Sedes dictó alerta verde el miércoles, de acuerdo con la Ley de Gestión de Riesgo, lo que implica organización y capacitación para estructurar todos los planes de contingencia en hospitales, coadyuvar con el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) aeroportuario y establecer la estructura clara ante la inminencia del aumento de los casos en países vecinos y la declaratoria de emergencia de salud pública de importancia internacional de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“La evolución del paciente de Cochabamba permitirá decidir si pasamos a la alerta amarilla o naranja, todo depende de la situación”, complementó Ríos, quien explicó que a medida que la situación se pueda ir complicando se va cambiando de color, primero es verde, luego amarilla, naranja, roja y finalmente se hace la declaratoria de emergencia.

Y subrayó que la clave está en que la población maneje la prevención de la transmisión por el contagio. “Podemos tener coronavirus circulando, pero depende de nosotros evitar el contagio” (ver infografía).

El paciente en Cochabamba

Las autoridades del Sedes activaron el jueves medidas de seguridad en el aeropuerto y centros de salud de Cochabamba, mientras se confirma o descarta un posible caso de coronavirus, según informó el responsable de Vigilancia Epidemiológica, Rubén Castillo.

Explicó que el paciente “está clasificado como sospechoso” y aún se esperan los resultados de laboratorio, “los cuales pueden demorar de cuatro a 15 días en ser conocidos” para confirmar o descartar que tenga coronavirus.

En cuanto a la preocupación de por qué no fue detectado durante su ingreso al país, la autoridad explicó que “la persona no reportó la sintomatología a su arribo”. También dijo que se está haciendo el seguimiento concienzudo de los lugares y personas con quienes se contactó, a fin de continuar un riguroso control”.

El simulacro

“El Aeropuerto Internacional Viru Viru fue el primero del país en el que se llevó a cabo un simulacro por coronavirus. “Con toda la experiencia que tiene el aeropuerto Viru Viru se procedió a realizar la actividad que ha tenido un fin organizacional, los evaluadores (del Ministerio de Salud y de la OPS) son los que indicarán sus observaciones”, adelantó Ríos.

Armando Torrico, jefe de Operaciones de Sabsa, adelantó que del ejercicio realizado van a surgir algunas observaciones. “El simulacro está destinado a medir las capacidades y deficiencias para subsanar inmediatamente. Vamos a esperar la evaluación de la gente entendida”, manifestó.

La operación duró 40 minutos, el COE del aeropuerto estuvo a cargo de la situación. “Pudieron observar el orden que hubo en la escena, no se dio aglomeración ni de vehículos ni de personas. Se evacuó a los pasajeros, se estabilizó a los que así lo requirieron y se hizo un registro de cada uno, de tal forma que la línea aérea sepa en qué centro hospitalario se encuentra su pasajero”.

Complementó que no hacen este ejercicio por primera vez. “Uno de los requisitos para que este sea un aeropuerto internacional es el adecuado control sanitario, entre otros requisitos. Tenemos un personal médico permanente las 24 horas y el Sedes tiene su personal capacitado para la identificación de posibles enfermedades de importancia”, concluyó.

Pero el simulacro no terminó ahí, también se dio en los diferentes centros hospitalarios a los que se les avisó que hubo una contingencia y en tiempo real se midió su capacidad de respuesta frente a los observadores de la OPS.

El próximo jueves habrá una reunión de evaluación, ahí se discutirán las observaciones y se ejecutarán los planes de acción para enmendar errores detectados.

Mientras tanto, las autoridades sanitarias pidieron a la población “no alarmarse” y recomendaron que, ante cualquier síntoma o arribo de personas de China con indicios del nuevo coronavirus, deben acudir a los centros de salud y dar parte a los encargados médicos.

Comentarios