Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, confirmó este martes que se elevó a dos la cifra de reos muertos tras la explosión registrada el lunes en la cárcel de Mocoví (Trinidad). 

La autoridad anticipó que instruyó reforzar los controles en los penales del país para evitar la violencia y resguardar la seguridad de reos y policías. 

La noche del lunes, una explosión en el penal de Mocoví causó la muerte de dos personas y dejó más de una veintena de heridos. Tras el hecho, la Policía inició las investigaciones y encontraron que el explosivo fue introducido a la cárcel por un ciudadano brasileño vinculado con el Primer Comando Capital (PCC).

Ante la presencia de personas vinculadas al PCC en la explosión registrada en Mocoví, Murillo aseguró que se instruyó a la Cancillería que se ponga en contacto con autoridades brasileñas para iniciar los trámites y sacar de Bolivia y de las cárceles del país a reos vinculados con el PCC.

“Los presos brasileños del PCC, que son de alta peligrosidad, van a ser devueltos a su país, no vamos a permitir que se ponga en riesgo la vida de nuestros reos y de nuestros policías. Según el reporte, son nueve los brasileños vinculados con el PCC”, aseguró Murillo.

Por otra parte, el Ministerio de Gobierno ordenó a la Dirección de Régimen Penitenciario aislar a todos los presos que han sido identificados como ‘peligrosos’ y representan un riesgo para la vida de los propios reos y los efectivos de la Policía.

Esta madrugada la Policía realizó una requisa en todas las cárceles del país, y lograron secuestrar armas blancas, drogas, celulares, alcohol, y electrodomésticos. “Estas requisas van a ser frecuentes”, concluyó Murillo.