Escucha esta nota aquí

La iglesia católica de Sucre despidió este viernes a su Arzobispo Emérito, monseñor Jesús Pérez Rodríguez, que falleció el martes en la ciudad de Cochabamba, a los 87 años de edad.

Después de mucho tiempo la catedral metropolitana se vio repleta de gente, feligreses que acudieron para darle su último adiós al que fuera su pastor durante más de 30 años y fue testigo de sus progresos y fracasos como región.

Antes de la ceremonia de exequias, la Alcaldía de Sucre entregó la medalla Gran Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre, en grado póstumo, y las autoridades, entre ellas, la alcaldesa de Sucre, Rosario López, destacaron la trayectoria del obispo que entregó su vida al servicio y proclamar la Buena Nueva de Dios.

La celebración eucarística fue presidida por el arzobispo de Sucre, monseñor Ricardo Centellas, quien en su homilía resaltó la austeridad con la que vivió su antecesor.

"He visto a lo largo de tantos años que he podido compartir con él, era muy austero para consigo mismo, pero generoso con los demás para demostrarnos que lo más importante en la vida es vivir la gratitud", sostuvo el prelado.

Los restos del arzobispo emérito fueron depositados en la capilla San Pablo de la catedral de Sucre, al lado de la cripta del primer cardenal de Bolivia, José Clemente Maurer.

Para las exequias llegaron al menos 7 obispos del país, entre ellos el arzobispo de La Paz, Percy Galván.


Comentarios