Escucha esta nota aquí

Armin Lluta, máximo dirigente de una de las facciones de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), se presentó este lunes a las 13:30 en la Fiscalía paceña para prestar su declaración por un presunto caso de desobediencia a mandato judicial e inconstitucionalidad; sin embargo, su audiencia fue suspendida y postergada.

El motivo tuvo que ver con la ausencia de la fiscal del caso, Leticia Muñoz, y tiene previsto realizarse el próximo 19 de octubre, fecha en la que Lluta deberá comparecer ante la justicia y donde ya adelantó que estará presente, después de que el juzgado cuarto de anticorrupción aceptara la reprogramación de la audiencia. 

Esta es la segunda vez que la audiencia del dirigente es postergada, tras una primera  que se dio en agosto pasado, pero la diferencia es que ahora los ánimos están encendidos por el conflicto sectorial que tiene como epicentro el departamento paceño y donde tres grupos se disputan la dirigencia de Adepcoca.

Suman tres los procesos en contra de Lluta por una supuesta desobediencia a un amparo constitucional, en el que no figura como denunciado, pero cursa el caso a denuncia de Elena Flores;  por la muerte de un policía durante los enfrentamientos en el municipio yungueño de Coripata, el pasado 3 de julio; y por la supuesta falsificación de un documento. 

El dirigente sostuvo que va a esperar a la justicia y respeta las decisiones, pero también denunció que está en condición de perseguido político y el Gobierno quiere verlo en la cárcel. 

Lluta pidió que no se lastime más a los hombres, mujeres y jóvenes miembros de Adepcoca y que se respete al sector. "Esperaré y ruego a Dios que me vaya bien", manifestó Lluta en declaraciones a Marka Registrada.

Comentarios