Escucha esta nota aquí

La sesión del Comité de Operaciones de Emergencia Municipal (COEM) de Oruro se realizaba con normalidad, en la misma se analizaban las acciones que asumirían ante el rebrote del coronavirus en la ciudad y las medidas a ser aplicadas para evitar la propagación del Covid-19.

Mientras se realizaba la sesión del COEM, los concejales munícipes de la capital orureña, se encontraban también reunidos para la realización de una sesión extraordinaria, donde debían definir quién es el nuevo burgomaestre.

El representante del Control Social, Víctor Ayaviri, manifestó que se da un cuarto intermedio a la reunión del COEM, porque las organizaciones no permitirán el cambio de alcalde a estas alturas, y más cuando estamos por sufrir un inminente rebrote del coronavirus.

“Estamos en un momento complicado, para la humanidad, el rebrote del Covid-19, está entre nosotros, es por eso que, a tres meses de concluir una gestión municipal, no se debe cambiar de autoridad, es un delito contra la salud pública de la población”, aseveró.

"Los concejales están obligados a pensar en la ciudadanía de Oruro y no en apetitos personales, en ese sentido se pide a las autoridades que piensen en la población. Nosotros nos instalaremos en el Concejo Municipal y no permitiremos que cambien de autoridad, porque ahora Oruro necesita la continuidad del alcalde hasta que se realicen las elecciones”, sostuvo.

Salud
El presidente del Colegio Médico de Oruro, Alberto Salinas, manifestó que el sector salud se encuentra en estado de alerta ante este cambio repentino de autoridad.

"No puede ser que mientras estamos planificando el trabajo interinstitucional los apetitos personales sean más importantes y nos sorprendan con este cambio. Hacemos un llamado de atención a los concejales, les recordamos que en junio pasamos lo mismo con el cambio del gobernador del departamento. Cuando también apetitos personales primaron para el cambio de autoridad y Zenón Pizarro era cesado del cargo y reemplazado", expresó Salinas.

“Recodamos con pena y dolor, que los meses de junio y julio, fueron los más fatales para Oruro, cuando lamentablemente se registraban altas cifras de contagios y decesos a consecuencia del virus. Nosotros no somos políticos, nuestro único deber, como sector, es luchar por la salud de toda la población y estos cambios repentinos, son un atentado contra la salud del pueblo y nos obligarán a asumir medidas drásticas.

Hasta el cierre de esta nota, la sesión extraordinaria y a puertas cerradas del Concejo Municipal de Oruro se encontraba en cuarto intermedio. 

Se registraron amagues de enfrentamientos entre vecinos y los propietarios de locales de expendio de bebidas alcohólicas, quienes apoyan el cambio de autoridad, aguardando con guirnaldas.



Comentarios