Escucha esta nota aquí

Ante la exigencia del municipio de Tambo Quemado, frontera con Chile, las autoridades nacionales y departamentales de Oruro decidieron cerrar totalmente este sector por donde en 2019 ingresó el 54% de la mercadería de importación desde ultramar hasta Bolivia.

“A solicitud de los hermanos de Tambo Quemado y la comunidad de Lagunas, el cierre total de esta frontera alcanzará al transporte pesado. La población no se siente nada seguro por este sector. Este cierre fue aceptado por las autoridades nacionales, que sería a partir de las cero horas del 1 de abril para adelante”, informó a EL DEBER, el gobernador de Oruro, Zenón Pizarro.

La decisión se consultó con el ministro de Defensa, Fernando López, y las Fuerzas Armadas (FFAA). Las autoridades manifestaron que hay personas que cargan y descargan en Tambo Quemado y algunos choferes pernoctan en la localidad, lo que puede ser una fuente de contagio del Covid 19.

“Se ha hecho un trabajo en equipo a solicitud de los mismos pobladores de Tambo Quemado. No es ninguna imposición. Hemos visto que puede ser foco de ingreso del coronavirus. Igual se iba a cerrar esta frontera con medidas de presión (de la comunidad). Las FFFAA, la Policía y Migración, tendrán que apoyar esa propuesta”, explicó el ministro López, añadiendo que la disposición solo es para Tambo Quemado y no para Pisiga, por donde el transporte de carga puede seguir transitando.

Protestan los transportistas

Por su parte, Alfredo Borja, presidente de la Cámara Boliviana de Transporte, pidió algunas excepciones, como el de evitar para en la población de Tambo Quemado y que los camiones pasen directo a las aduanas interiores.

“No podemos dejar de transitar. Hay una información que nos inquieta y nos molesta por el tiempo corto. En estos tres días llegarán tres naves y habrá despachos. Si pudieran determinar algunos horarios y no cerrar definitivamente o cerrar Pisiga y dejar abierto Tambo, ya que por este sector hay más movimiento de carga y mercancía”, señaló.

Los transportistas dijeron estar preocupados también porque en este momento hay en esa ruta más de un centenar de camiones que viajan a devolver contenedores vacíos y, otro tanto, esperando el arribo de estas tres naves.

“En este momento tenemos 490 unidades en Arica entre cargados y vacíos esperando cargar y más de un centenar en carretera hacia Arica”, declaró.

Comentarios