Escucha esta nota aquí

Las autoridades de Trinidad (Beni) realizaron la cuantificación de los daños causados por la mayor tormenta tropical caída en los últimos años en la capital beniana. El informe dado a conocer este lunes indica que 116 familias sufrieron destrozos en sus viviendas.

Los trinitarios, que soportaron la lluvia y las ráfagas de vientos de hasta 180 kilómetros por hora, vieron cómo los techos de las casas volaban de un lado a otro el sábado, sin poder hacer nada para evitarlo. Una avioneta en el aeropuerto local quedó volcada y 150 árboles fueron derribados por el viento huracanado.




Arnoldo Barba, jefe de la Unidad de Gestión de Riesgo del municipio beniano, informó a EL DEBER que se está apoyando a los afectados con carpas, colchones y enseres de cocina. El apoyo que brindan las autoridades se la realiza previa evaluación.

Además de las familias damnificadas, el ornato público también fue dañado. Barba indicó que en esta jornada se está trabajando para retirar más de 50 árboles caídos en el cementerio general y en la plaza principal José Ballivián.

Son 50 trabajadores que cumplen esta función, mientras que otro grupo del personal de la Alcaldía visita los barrios para evaluar los daños ocasionados para brindarles la ayuda correspondiente.

Cerca de una hora de tormenta bastó para causar zozobra en la población beniana el fin de semana. Muchos vecinos hicieron circular fotos y videos en las redes sociales sobre los daños causados en sus viviendas.