Escucha esta nota aquí

La Federación Nacional de Trabajadores de la Caja Nacional de Salud (Fensegural) y la Central Obrera Boliviana (COB), denunciaron una presunta compra de insumos médicos con sobreprecio. El daño económico al Estado, giraría en torno a los Bs 3,6 millones.

“Hemos tomado conocimiento de denuncias sobre supuestos hechos de corrupción dentro de la CNS. Existiría un sobreprecio en la compra de insumos y equipamiento médico de Bs 3.647.458,18, por la adquisición de insumos médicos para bioseguridad con sobreprecio”, manifestó Adrián Condori, secretario de Organización de Fensegural.

Para graficar la denuncia hecha pública, Condori dijo que por ejemplo, los ejecutivos y administrativos de la CNS, han adquirido barbijos, por la suma de Bs 10,35 cada uno, cuando su costo es entre BS 1,5 y Bs 3. Sobre batas descartables, en el contrato anterior se tenía firmado el valor unitario de Bs 34. Pero ahora, llega a Bs 58,52 cada una.

“Los trabajadores pedimos a la Presidenta del Estado, Jeanine Áñez y a la ministra de Salud, Eidy Roca, que investiguen estos supuestos hechos de corrupción. La Presidenta ha manifestado de manera clara, que no va a encubrir a nadie. Los trabajadores no vamos a permitir a ninguna autoridad, sea nacional o distrital, que esté incurriendo en delitos de hechos de corrupción”, advirtió Condori, quien aseguró que enviarían la denuncia al Ministerio Público.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi, dijo que envió una nota al directorio de la Caja Nacional de Salud, solicitando información de todas las denuncias que se están presentando.

“Hay otras denuncias más por actos de corrupción, que han llegado en el transcurso de esta semana. También estamos muy preocupados no solo por la compra de equipos para el coronavirus. Se ha inaugurado el hospital Santiago II en El Alto que tenía muchas observaciones. Estamos hablando de $us 300 millones para equipamiento, recursos humanos y otros. Pero la empresa estaba observada. Eso nos ha llamado la atención”, aseguró Huarachi. Señaló que protegería los aportes de los trabajadores.

EL DEBER intentó contactarse con algún ejecutivo de la CNS contra quienes pesa la denuncia de los trabajadores, pero no se encontró a ninguno de ellos, hasta las 17:00 de este martes.