Escucha esta nota aquí

La tercera ola del Covid-19 se ha cebado con Cochabamba. En estos dos últimos meses se ha duplicado la cantidad de contagiados respecto a todo un año de pandemia anterior, provocando la saturación de los centros hospitalarios. A esto se suma la escasez de oxígeno y la dificultad para conseguir medicamentos para pacientes afectados de gravedad por la enfermedad.

Este panorama que vive la ciudad, no parece preocupar a los más de 5.000 habitantes de Chimoré. El sindicato de transporte 2 de junio de este municipio celebró su 41 aniversario con una fiesta multitudinaria donde no se respetaron mínimamente las medidas de bioseguridad.

Las denuncias, planteadas desde las redes sociales, muestran la aglomeración de numerosas personas durante esos festejos. A pesar de las restricciones propuestas por la Gobernación de Cochabamba,la masiva celebración incluyó un campeonato relámpago de fútbol y una gran serenata con grupos al vivo la noche del miércoles, en vísperas del feriado de Corpus Christi.

Chapare sin UTI, refiere a pacientes graves

El Trópico cochabambino no cuenta con las Unidades de Terapia Intensiva suficientes para atender los casos más graves de Covid-19 y debe derivar a los pacientes a hospitales de Cochabamba y Santa Cruz para su atención.

De acuerdo con los reportes del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Cochabamba, en esta región se acumularon, desde que llegó la pandemia, más de 700 casos en Puerto Villarroel, más de 500 en Entre Ríos, más de 600 en Villa Tunari, más de 400 en Chimoré y más de 400 en Shinahota.

La infraestructura hospitalaria en el Trópico se compone de tres hospitales de segundo nivel en Chimoré, Puerto Villarroel y Villa Tunari, además de los centros de primer nivel con que cuentan los cinco municipios del Chapare. Un hospital de tercer nivel en Villa Tunari se encuentra en etapa de construcción.

Comentarios