Escucha esta nota aquí

La viceministra de Pensiones, Ivette Espinoza, entrevistada en el programa televisivo Que no me pierda, dijo que en cada reunión, la demanda del transporte público fue creciendo hasta llegar al pedido de no pagar los intereses de los créditos financieros diferidos.

Espinoza detalló que en el encuentro se propuso la figura de la prórroga, que consistía en que mientras las entidades financieras demoren en dar curso a la reprogramación o refinanciamiento este mes, no cobren interés ni capital.

La autoridad hizo notar que con esta prórroga, que podía ser de uno o dos meses, pues eso iba a depender de la celeridad con que trabajen las entidades financieras, el pedido de ampliación por seis meses se podía formular.

Es en este punto que Espinoza lamenta que, cuando se estaba por firmar el acuerdo con los transportistas surgieron otras demandas, como la de no pagar los intereses hasta el final del plan de pagos originalmente acordado.

“Indicaron que no querían pagar nunca más los intereses, hablaron de condonación de los intereses. Algo que considero una demanda personal y política”, criticó Espinoza.

Al respecto, Ismael Fernández, secretario ejecutivo de la Confederación de Choferes de Bolivia, negó las acusaciones de Espinoza y sostuvo que el sector está pidiendo, sea diferimiento, periodos de gracia o prórroga, se extienda por seis meses.

Fernández subrayó que no están pidiendo ninguna condonación, pues están dispuestos a pagar los intereses al final del plan de pago original.

“Si la viceministra anda diciendo esas cosas, es una mentirosa. Nosotros no retiramos de la reunión y le dijimos claramente al ministro de Economía que sus planteos no convencían a nuestras bases y nos dimos un apretón de manos”, dijo Fernández.

Producto de la ruptura del diálogo, el país amaneció con 57 puntos de bloqueo y con el pedido del ministro de Economía, Marcelo Montenegro, a los transportistas de encontrar una solución razonable a sus demandas.

Comentarios