Escucha esta nota aquí

El drama que se vive en las carreteras por los bloqueos es preocupante. Desde la Asociación de Transporte Internacional (Asociatrin) denunciaron que cerca de 5.000 camiones se encuentran varados en las diferentes rutas del país y que los bloqueadores, por órdenes superiores, tienen prohibido venderles agua o comida.

"Los conductores se están muriendo, no solo los animales. No hay agua y comida, y las venteras no quieren proveer de alimentos a la gente. Para un recorrido de largas distancias, los transportistas siempre cuentan con víveres, pero estos se acabaron hace tres días y la situación es desesperante", lamentó el titular de Asociatrin, Marcelo Cruz.

Cruz señaló a EL DEBER que también hay personas secuestradas y es de conocimiento del Gobierno. "Hablan de salvar vidas, pero se empezarán a contar muertos por falta de agua y de comida. No es posible que un sector que estuvo al servicio del pueblo en los cuatro meses de cuarentena padezca de esta manera", sostuvo el dirigente.

Si bien ya se da por perdida la producción de alimentos perecederos y se acabó el combustible para los productos que exigen una cadena de frío, ahora el malestar también se centra en el padecimiento de animales vivos. El hambre y la sed muestran ya sus efectos, aunque todavía no hay reportes de animales muertos. 


En el punto de bloqueo en la localidad de Arquillos, en Chuquisaca, los animales están muriendo. En las últimas horas circularon imágenes en las redes sociales que muestran la situación del ganado. Activistas de 'Amor Por los Animales Bolivia' difundieron imágenes en las que se observa a una vaca agonizando.

Desde la Federación Departamental de Choferes de Chuquisaca solicitaron el apoyo de las autoridades para atender a los transportistas agredidos el fin de semana en la zona de los valles cruceños para que estos puedan llegar a Sucre y recibir atención médica.

Según Severino Condori, dirigente chuquisaqueño, hay al menos 30 camiones en la zona de Mairana y se conoce de la agresión a un par de transportistas, quienes fueron golpeados por los bloqueadores.

Por su parte, el titular del Sindicato de Choferes del Transporte Internacional (Schatin), Silvestre Susaño, denunció que los transportistas son puestos de rodillas y obligados a decir que apoyan los bloqueos. "Son víctimas de otras barbaridades", aseguró.

La dirigencia del sector pide que se desbloqueen las carreteras y que el Gobierno ofrezca garantías a su sector, así como soporte de las fuerzas de seguridad para paliar la situación. Mientras tanto, la provisión de agua y comida es lo más urgente.