Escucha esta nota aquí

Terminó la exhumación y los supuestos restos de Jorge Clavijo fueron trasladados a la morgue judicial, para que comience la toma de muestras que tendrá lugar entre hoy y mañana. En 20 días se podrá determinar la identidad del cadáver.

Algo más de dos horas demoró desenterrar el ataúd, que fue sepultado hace siete años y medio en el cementerio Celestial de La Paz. El teniente fue autor del feminicidio de la periodista Hanalí Huaycho y participó, en 2009, del operativo en el hotel Las Américas.

El director del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), Andrés Flores, manifestó que “todo el cuerpo va a ser sujeto a un análisis pericial”, siendo el principal la comparación genética, que se contrastará con el hijo del uniformado.

Son al menos 12 expertos en Tanatología, Antropología, Genética Forense, Criminalística, Imagenología y Odontología forense quienes realizarán los análisis.

Inicialmente el fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, advirtió inconsistencias en las pruebas forenses que se realizaron al cadáver en 2013, entre ellas las piezas dentales, que corresponderían a una persona de mayor edad a la que tenía entonces el teniente.

Clavijo era parte de la unidad de élite de la Policía (UTARC), que irrumpió en el hotel Las Américas de Santa Cruz, para dar muerte al húngaro-boliviano Eduardo Rózsa; al rumano Magyarosi Árpád y al irlandés Michael Dwyer, dentro del denominado caso terrorismo.

El asesinato de la periodista Huaycho se produjo en febrero de 2013, con 15 puñaladas. Entonces, el teniente se dio a la fuga y su cuerpo fue encontrado, en extrañas circunstancias, descompuesto y colgado de un árbol en La Asunta (Yungas).