Escucha esta nota aquí

En medio de la emergencia sanitaria por coronavirus, que hasta este 31 de marzo en Bolivia ha infectado a 107 personas y ha causado la muerte de siete, la Gobernación de Santa Cruz emitió un protocolo para el tratamiento de los cadáveres infectados con el virus y evitar su propagación.

El documento señala los pasos a seguir desde el fallecimiento hasta el entierro y está destinado a todo el sector de salud y a las empresas que ofrecen servicios funerarios, cementerios y crematorios.

Estos son algunos puntos:

Tratamiento del cadáver

La preparación del cadáver debe realizarse en el área del fallecimiento del paciente y el personal que interviene debe utilizar el equipo de protección personal (EPP) para atención de pacientes con Covid-19, que incluye bata desechable, guantes de látex, mascarilla y protección ocular.

Entre algunos detalles a considerar, está realizar el taponamiento de orificios con algodón impregnado en solución de hipoclorito de sodio al 1%, la introducción del cuerpo en la bolsa se debe realizar dentro de la propia habitación de aislamiento. La bolsa debe reunir las características técnicas sanitarias de resistencia a la presión de los gases en su interior, hermetismo e impermeabilidad.

El personal, antes de salir del área y una vez entregado el cadáver a quienes se ocuparán del traslado a la morgue, deben descartar el envase de desechos bioinfeccioso y realizar higiene de manos.

El personal que lleva el cuerpo a la morgue también debe usar un equipo de protección y una vez entregado el cadáver debe desinfectar la camilla y descartar desechos antes de salir del área.

Transporte a la funenaria

Tras la correcta introducción del cadáver y desinfección de la bolsa mortuoria cerrado, la manipulación exterior de ésta o del ataúd que la contenga no representa riesgos.

Una vez finalizado el transporte se procederá de la forma habitual con la desinfección del vehículo.

Féretro y entierro

La bolsa mortuoria que contiene cadáver puede introducirse en un féretro normal, sin que sean precisas precauciones especiales. Sin embargo se recomienda el uso de EPP y guantes de nitrilo. El destino final puede ser entierro o incineración, en las condiciones habituales y las cenizas pueden ser objeto de manipulación sin que supongan ningún riesgo.

Los cadáveres pueden ser enterrados en los cementerios, no existe riesgo alguno. Una vez cumplido el procedimiento respectivo que estipula el protocolo.

Traslado internacional del cadáver de un caso de Covid-19

Debe realizarse siguiendo lo establecido en la legislación vigente. En los casos de que exista el requerimiento de embalsamiento del cadáver para su traslado internacional, de acuerdo a la legislación de cada país y dado que no se recomienda la aplicación de técnicas de tanatopraxia en los cadáveres de casos de coronavirus, no se autorizará el traslado internacional de estos cadáveres.

Sugieren no realizar autopsias

El protocolo desaconseja realizar autopsias a fallecidos con infección de coronavirus, debido a la posibilidad de generación de aerosoles.

Si la autopsia es realmente necesaria, se debe garantizar en un ambiente seguro, seguir las recomendaciones y limitar el número de personas que intervienen en el procedimiento.

Comentarios