Escucha esta nota aquí

El mayor de la Policía, Daniel Capriles Sánchez, se convirtió en el undécimo oficial de Cochabamba que fue dado de baja por el Tribunal Disciplinario Departamental, acusado de contravenir la Ley 101 de Régimen Disciplinario de la Policía Boliviana, según informó el viceministro de Descolonización, Pelagio Condori, a través de su cuenta personal en Facebook.


Durante las investigaciones se evidenció que Capriles Sánchez estuvo estrechamente vinculado con el señor Yassir Molina, líder de la Resistencia Juvenil Cochala, grupo de personas que atentaron contra sociedad. Es más, el citado oficial se encontraba vistiendo uniforme policial en fecha 8 de noviembre de 2019”, señala la publicación del viceministro.


La autoridad presentó una denuncia contra 26 uniformados que, supuestamente, participaron en el motín policial de noviembre de 2019. Luego las investigaciones se ampliaron a otros policías que también habrían participado de estos hechos.


Las acusaciones que pesan contra el mayor Capriles están contempladas en el artículo 14 de la Ley de Régimen Disciplinario de la Policía Boliviana: incurrir en actos públicos, deshonrando los símbolos nacionales, la institución o el uniforme policial; instigar o liderar motines, huelgas, suspensión o interrupción del servicio, como acto de protesta o medidas de presión; ambas acusaciones son consideradas como falta grave y amerita la baja definitiva de la institución.


Hasta el momento, el Tribunal Disciplinario Departamental de Cochabamba dictó las bajas del general Yuri Calderón; los coroneles Nelson Flores, Iván Rojas y Aníbal Rivas; los mayores, Jhamil Sandy Gonzales, Edwin Silva García, Jorge Salazar Ramírez y se sumó ahora Daniel Capriles Sánchez; así como los capitanes, Ivonne Barrenechea y Marcelo Gutiérrez.


De acuerdo con los datos preliminares, de los 26 policías denunciados inicialmente ahora son 129 en todo el país, aunque la mayoría de los casos se ventilaron en los tribunales departamentales y en todos los casos, los abogados anunciaron que recurrirán al Tribunal Disciplinario Superior de la Policía en La Paz, que es la última instancia de apelación sobre este tipo de situaciones.


La última vez que sesionó el tribunal cochabambino fue a principios de diciembre cuando dieron de baja al capitán, José Vargas Barrón y su abogado, Patricio Vargas, adelantó que todas las irregularidades que cometieron los jueces sumariantes serán parte de una denuncia internacional contra el Estado boliviano.

Comentarios