Escucha esta nota aquí

La sala plena del Tribunal Supremo Electoral (TSE) decidió elevar el monto requerido para las condiciones de bioseguridad el día de la votación el próximo 6 de septiembre. El presidente de este ente, Salvador Romero, informó que al margen del primer monto se solicitará otros 14 millones adicionales destinados a este rubro y se tendrá un total de Bs 49 millones.

“El TSE va a requerir por un lado consolidar los Bs 35 millones en el presupuesto del Órgano Electoral y de manera adicional solicitará Bs 14 millones. Si se consolida el financiamiento que estaba destinado a la propaganda de las organizaciones políticas en el presupuesto del TSE, se ayudará a encarar el proceso electoral con un suplemento adicional”, dijo Romero a los periodistas momentos antes de ingresar a la comisión de Constitución donde presentó su anteproyecto de Ley.

Romero presentó un sencillo anteproyecto de Ley de tres artículos. En el primero se afirma que los artículos 73,74 y 75 de la Ley de Organizaciones Políticas quedan en suspenso por esta elección, eso significa quitar el financiamiento a los partidos. El segundo artículo señala que el dinero destinado al fortalecimiento público para partidos, de Bs 35.060.000, debe ser utilizado “preferentemente, en la seguridad sanitaria de las personas involucradas en todas las etapas del proceso electoral”.

Asimismo, recuerda en un tercer artículo, que los partidos podrán recurrir al financiamiento privado, como mandan los artículos 70 y 77 de la misma norma. Hasta ahora los partidos siempre usaron financiamiento privado para sus campañas, esta iba a ser la primera vez que debían recibir dinero del Estado.

Los recursos también permitirán establecer de mejor manera las acciones de distanciamiento social en todas las etapas del proceso, es decir, el manejo del material electoral, la capacitación de jurados y el día de la votación.

El 27 de junio, tras un acuerdo con los frentes políticos, el TSE anunció la propuesta debido a que se trata de una “situación extraordinaria”, porque son inusuales estos tiempos marcados por un muy grave deterioro de las variables económicas, como consecuencia de la pandemia del Covid-19.