Escucha esta nota aquí

A mediados de noviembre Bolivia tendrá un nuevo presidente electo en las urnas. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) prevé que en ese tiempo la nueva autoridad nacional asuma funciones, junto al vicepresidente, senadores, diputados y representantes supraestatales.

Salvador Romero, presidente del TSE, explicó que no existe una fecha establecida para dar lugar a la entrega de credenciales a las autoridades electas, debido a que dependerá del cierre del cómputo, que podría demorarse si es que se anula una sola mesa de votación.

La posesión se dará en la primera quincena de noviembre. No tenemos una fecha exacta, porque dependemos de algunos factores sobre los que no tenemos información”, dijo en conferencia de prensa.

Romero comprometió que hasta el fin de semana los entes departamentales terminarán de verificar la información y en caso de no existir mesas anuladas, se podría tener los datos finales y definitivos sobre los ganadores de los comicios.

Los datos preliminares de conteos rápidos anticipan que Luis Arce y David Choquehuanca, del MAS, resultaron vencedores con más del 50 % de los votos, por lo que no sería necesaria una segunda vuelta, que debía llevarse adelante a finales de noviembre.

Esos mismos datos indican que ese partido tendría mayoría, pero no dos tercios en el Senado, secundado por Comunidad Ciudadana (CC), como cabeza de la oposición, y Creemos como la fuerza minoritaria.

Sin embargo, se debe esperar el cómputo final para determinar cómo queda conformada la Cámara de Diputados, donde existen representantes uninominales y plurinominales, además de los supraestatales que representan a Bolivia ante parlamentos internacionales.