Escucha esta nota aquí

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) rechazó el acoso y la violencia política, especialmente hacia las mujeres electas que se registró durante esta jornada, en las cercanías de la Brigada Parlamentaria Cruceña en la capital oriental. Exhortó a continuar en un clima de tranquilidad.

“Constituyen actos de acoso y violencia política, los que eviten por cualquier medio, que las mujeres electas titulares suplentes o designadas, asistan a las sesiones ordinarias o extraordinarias o a cualquier actividad que implique la toma de decisiones, impidiendo o suprimiendo el derecho a voz y voto en igualdad de condición, de acuerdo con el artículo 8 inciso D de la ley 243 (Contra el Acoso y la Violencia Política hacia las Mujeres)”, señaló en un comunicado institucional.

Asimismo, rechazó cualquier acción violenta contra las mujeres asambleístas y exhortó a que el clima de tranquilidad que caracterizó el proceso electoral se mantenga en la etapa de conformación de brigadas, comisiones y elecciones de directivas en la Asamblea Legislativa.

“El ejercicio pleno de las funciones de un cargo político, público, la libertad ideológica, partidaria y la participación en espacios de decisión, son valores fundamentales para la construcción de una sociedad democrática”, finaliza el comunicado.

Enfrentamientos

Los asambleístas electos de Santa Cruz se preparaban este lunes para la elección y posesión de la nueva directiva de la Brigada Parlamentaria Cruceña. Pero el acto se vio empañado por las agresiones que se dieron entre grupos presentes en el lugar.

Autoridades del Movimiento Al Socialismo (MAS) y sus colaboradores se vieron afectados, por lo que esperan el informe médico de los agredidos y dejarán el asunto en manos de la justicia.

La diputada Estafanía Morales lamentó el hecho que se dio en horas de la mañana. El diputado uninominal por la Alianza Creemos, José Carlos Gutiérrez, quien juró como nuevo presidente de la Brigada, se disculpó por los hechos registrados, aunque recordó que igual había sucedido en La Paz, cuando fue a recibir su credencial de Asambleísta.