Escucha esta nota aquí

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, afirmó este martes que el caso fraude está en manos de la administración de justicia, y que ese organismo brinda toda la colaboración para que se realicen las investigaciones.

Su pronunciamiento surge en medio de voces que piden que se deje sin efecto la causa. El exmandatario Evo Morales solicitó que se libere a los vocales procesados por las presuntas irregularidades en los comicios de 2019.

“Presentamos una querella, los documentos solicitados por la Fiscalía y este proceso debe ser valorado por las autoridades judiciales (…) Este tema ha estado siempre en manos de la justicia y el TSE ha sido enfático en que estos temas deben ser decididos en la instancia judicial”, dijo en conferencia de prensa.

Una treintena de exmiembros del Órgano Electoral se encuentran investigados en este caso, entre ellos los exvocales María Eugenia Choque, Idelfonso Mamani, Antonio Costas, Lidia Iriarte, Lucy Cruz y Édgar Gonzales.

A mediados de agosto, el TSE subsanó su querella e identificó a los supuestos autores del fraude que benefició al MAS. La causa fue iniciada por la presunta comisión de los delitos de falsificación de documentos, uso de instrumento falsificado, manipulación informática, alteración y ocultación de resultados, que están previstos en la Ley 026 del Régimen Electoral.

Sin embargo, la rectificación también incluye las figuras penales de resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes, incumplimiento de deberes y enriquecimiento ilícito, además que pide la investigación de fortunas de los implicados.

“El TSE cuando presentó su querella lo hizo en el marco de sus atribuciones, después de una valoración minuciosa de los diferentes elementos jurídicos y al mismo tiempo se colaboró a la fiscalía para que tenga los elementos necesarios y estos están ahora en valoración de los jueces y es importante que las instancias correspondientes asuman las decisiones en el marco de sus atribuciones”, agregó Romero.