Escucha esta nota aquí

La Unión Europea (UE) expresó este miércoles su preocupación por el incremento del 10 por ciento de los cultivos de coca en Bolivia durante 2019. Las plantaciones subieron de 23.100 hectáreas en 2018 a 25.500 en la pasada gestión.

Los datos, según un pronunciamiento del organismo internacional, “confirman una evolución negativa que se ha constatado en los últimos años”, que rompen la tendencia de reducción que existió desde 2011 hasta la gestión pasada.

Entre 2011 y 2015 el país había registrado una reducción significativa de la superficie plantada con la hoja verde, en 2016 registró nuevamente un alza, que se mantuvo en 2017, pero volvió a bajar en 2018, para nuevamente ascender en 2019.

“Las circunstancias políticas, económicas y sociales de 2019 han sido sin duda excepcionales, pero se requerirá un mayor esfuerzo por parte de todos los actores para cumplir con los objetivos establecidos en las leyes bolivianas y en nuestros acuerdos de cooperación en el futuro”, detalla un comunicado de la UE.

El documento:


El informe presentado hoy detalla que en la región de los Yungas de La Paz se detectó un incremento de 9 por ciento de plantaciones, alcanzando las 16.296 hectáreas; en el trópico de Cochabamba se registró un incremento del 13 por ciento, sumando 8.769 hectáreas; mientras, en la región del Norte de La Paz, la superficie cultivada se incrementó en 44 por ciento hasta alcanzar 468 hectáreas.

Además, se bajó el nivel de erradicación, debido a que se eliminaron 11.174 hectáreas en 2018 y solo 9.205 en 2019, pero también persiste el índice de venta ilegal de la coca, de las 23.877 toneladas métricas comercializadas la gestión pasada, 90 por ciento pasaron por el mercado de Villa Fátima (La Paz) y solo un 10 por ciento provienen de Sacaba (Cochabamba).