Escucha esta nota aquí

Las organizaciones sociales del Pacto de Unidad lanzaron acusaciones contra los mediadores de los conflictos de 2019 y la Unión Europea salió a defender el papel que cumplió en esas jornadas y volvió a brindar sus oficios para superar los conflictos.


“En 2019 y 2020 la Unión Europea participó en apoyo a tareas de mediación bajo el liderazgo de la Conferencia Episcopal y junto con las Naciones Unidas. La mediación contribuyó a evitar más enfrentamientos, abrió puertas a la pacificación del país y permitió los acuerdos que llevaron a la realización de elecciones transparentes en las que fue elegido un nuevo gobierno nacional”, recordó la delegación diplomática en un comunicado oficial.


En enero de 2020 surgió la noticia de una reunión que se realizó el 10 de noviembre, el mismo día de la renuncia de Evo Morales. En ese encuentro estuvieron delegados políticos de los partidos que habían participado de las elecciones de octubre, como Ricardo Paz, Jerjes Justiniano en representación de Fernando Camacho, y también estuvieron los representantes de la Iglesia y de los organismos internacionales.


La dirigencia del Pacto de Unidad acusó a exdignatarios de Estado, dirigentes sociales, activistas de plataformas y a los gobiernos del Reino Unido, Estados Unidos, Brasil y Chile de haber financiado a los grupos que desplazaron del poder a Evo Morales.

Rechazamos categóricamente las acusaciones sobre intereses colaterales. El compromiso de la Unión Europea con Bolivia está reflejado en su apoyo a la preservación del Estado de derecho y la paz”, señala la última parte de la nota.


Añade que como organización seguirán trabajando donde sean convocados, “para crear espacios de rencuentro, diálogo y reconciliación entre bolivianos”. En las últimas jornadas la comunidad internacional y los organismos multilaterales pusieron sus ojos en Bolivia luego de las aprehensiones y detenciones de exdignatarios de Estado, como la expresidenta Jeanine Áñez.


 

Comentarios